Las Provincias

José Luis Olivas y Vicente Cotino se sentarán en el banquillo el martes por fraude fiscal

  • Serán juzgados porque el empresario se desgravó una factura de 500.000 euros que abonó al expresidente de Bancaja por mediar en una venta

El juicio al expresidente de Bancaja, José Luis Olivas, y al empresario Vicente Cotino, acusados de un delito contra la Hacienda Pública y otro de falsedad documental, comenzará el martes en el Juzgado de lo Penal número 6 de Valencia, según informó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat.

Los hechos se remontan al año 2008, a un delito fiscal en el que presuntamente incurrió Vicente Cotino, sobrino del expresidente de Les Corts, y en el que se imputó a José Luis Olivas como cooperador necesario, por desgravarse una factura de 500.000 euros que abonó al exdirigente de la entidad financiera por mediar en la venta de unas acciones.

Según la resolución que puso punto y final a la instrucción hace dos años, existen indicios suficientes para creer que una empresa de Vicente Cotino cometió un fraude fiscal al desgravarse una factura de Imarol S. L., una sociedad de Olivas.

En teoría, la factura respondía a un servicio de asesoramiento que prestó el expresidente de Bancaja, de Banco de Valencia y también de la Generalitat para la venta de unas acciones. No obstante, la fiscalía, al igual que consta en el informe de la Agencia Tributaria, sospechaba que este trabajo realmente no existió.

La querella inicial nace de la intermediación que Olivas prestó, a través de su sociedad Imarol S. L., para que Cotino se desprendiera del 25% que Sedesa tenía en Proyectos Eólicos Valencianos. En el accionariado también estaban Endesa (55%) y Bancaja (20%). Las acciones fueron ofrecidas a Iberdrola, pero terminaron en manos de Endesa por su derecho de adquisición preferente. Se da la circunstancia de que Olivas incumplió el código de buen gobierno de Iberdrola, de la que era consejero, al asesorar mediante su mercantil en la venta de esos títulos.