Las Provincias

Las primeras lluvias del otoño siguen sin aliviar la sequía en la provincia

fotogalería

Dos personas atraviesan la plaza que da acceso al Palacio de Justicia de Alicante ayer, cuando el aguacero caía con más intensidad. / Álex Domínguez

  • Alicante fue la ciudad donde más agua se acumuló mientras que en la Vega Baja se llegó a los 10,2 litros por metro cuadrado en Rojales

Las precipitaciones registradas en las últimas horas, que en la mayoría de los casos han sido «muy pobres» al oscilar entre los 5 y 12 litros, no alivian la situación de sequía que padece el sur de la Comunitat Valenciana en lo que va de 2016. El director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante (UA), el catedrático de Análisis Geográfico Jorge Olcina, señaló ayer que los pocos litros caídos desde el domingo «no solucionan los problemas de fuerte déficit de lluvia del presente año».

Según los datos del Laboratorio, en la ciudad de Alicante se contabilizaron el miércoles 0,6 litros por metro cuadrado y hasta el mediodía de ayer 11,4 más, mientras que en el resto de la provincia las cantidades más significativas fueron las registradas en Xàbia y Elche con 8, Ibi con 7 y Alcoy y Villena con 5, respectivamente. «En definitiva, muy poca cosa», pese a que Olcina apuntó que las precipitaciones volverían a aparecer por la tarde, como así fue, aunque con intensidad poco importante.

Así ocurrió en lugares como en la Vega Baja, donde los chaparrones vespertinos se alternaron con el cielo azul (en Orihuela cayeron dos litros en apenas seis minutos). En la comarca más al sur de la provincia el agua llegada del cielo volvió después de cuatro meses sin hacer aparición significativa. El municipio donde se registraron más precipitaciones, según los datos recogidos por MeteOrihuela fue Rojales con 10,2 litros por metro cuadrado entre la tarde del miércoles y la jornada de ayer (hasta las 16.00 horas). En Orihuela cayeron 5,6 litros por metro cuadrado y en Torrevieja 3,2; 6 en San Bartolomé y 5,6 en Guardamar del Segura, los puntos donde existen estaciones meteorológicas.

El responsable de MeteOrihuela, Pedro José Gómez, apuntó que durante la jornada de hoy y en el fin de semana no se esperan precipitaciones. Al contrario, la previsión indica que se abrirán grandes claros en el cielo y que el sol volverá a dominar. Donde sí que se notará la llegada del otoño, puesto que hasta el momento se han registrado temperaturas más propias del verano, será en los termómetros, puesto que Gómez señaló que sobre todo en horas nocturnas se notará más fresco.

«En general, durante el día se rondarán los 25 grados centígrados de temperatura máxima, pero de noche y madrugada las temperaturas mínimas podrían descender puntualmente de los 15 grados en zonas de interior, y rondar los 17 en el litoral» aseguró. Así las cosas, y a la espera de la evolución de los pronósticos, todo apunta a que de cara a mitad de la próxima semana pueda volver la inestabilidad a la Vega Baja.