Las Provincias

Premios Nobel abogan por frenar el hambre con los alimentos transgénicos

José Luis Sánchez, Werner Arber, el cardenal Antonio Cañizares, Marcelo Sánchez, Richard John Roberts y Ricardo García. :: i. marsiLla
José Luis Sánchez, Werner Arber, el cardenal Antonio Cañizares, Marcelo Sánchez, Richard John Roberts y Ricardo García. :: i. marsiLla
  • El cardenal Cañizares inaugura el I congreso sobre pobreza de la Universidad Católica y apela al evangelio para erradicar la desnutrición

«Tuve hambre y me disteis de comer». Así reza una de las citas del evangelio de Mateo que inspiró ayer la inauguración del I Congreso Internacional sobre Pobreza y Hambre de la Universidad Católica de Valencia (UCV) de la mano del cardenal arzobispo Antonio Cañizares, que apeló a este mandato evangélico para iniciar estas jornadas en las que los científicos reconocidos con el premio Nobel de Medicina, Richard John Roberts y Werner Arber, abogaron por la utilización de los alimentos transgénicos para combatir la pobreza y el hambre en el mundo.

La primera ponencia de este congreso internacional, que se celebra en el Centre Cultural La Beneficència desde ayer hasta mañana, corrió a cargo del bioquímico inglés Richard John Roberts tras las palabras y bendición a unas semillas del cardenal Antonio Cañizares y el saludo del rector en funciones, Ricardo García; del vicerrector de la UCV, José Luis Sánchez; y del obispo Marcelo Sánchez Sorondo. En su intervención el científico acusó a Greenpeace de perpetrar un «crimen contra la humanidad» por la oposición de la organización ecologista a los alimentos transgénicos, que, en opinión de Roberts, contribuirían a frenar el hambre en el mundo.

Según los datos de Naciones Unidas, «alrededor de 795 millones de personas no disponen de alimentos suficientes para llevar una vida saludable y activa», cifra que, insistió el científico, podría reducirse. Para muestra un botón. El Nobel de Medicina puso ayer el ejemplo del conocido como arroz dorado, una variedad inventada por Ingo Potrykus -ponente también en el congreso- que cuenta con un elevado contenido en precursores de vitamina A gracias a la ingeniería genética. Esta variedad impediría que «270 millones de niños sigan sufriendo falta de esta vitamina» en países pobres de África o sudeste asiático con el consecuente riesgo de «sufrir ceguera o morir».

Roberts explicó que este arroz «fue una realidad desde febrero de 1999, pero no estará disponible hasta 2017 por la oposición de Greenpeace y la necesidad de hacer test de campo». «Prohibir una solución que puede permitir a la gente comer, «¿no es un crimen contra la humanidad?», cuestionó Roberts durante la intervención en su ponencia 'La campaña de los Premios Nobeles para evitar el hambre en el mundo'.

Y es que precisamente este reconocido bioquímico es el impulsor de la famosa carta publicada el pasado mes de junio por 119 premios Nobel para apoyar el cultivo de transgénicos y denunciar el «crimen contra la humanidad» de las organizaciones ecologistas; una postura en la que Roberts se reafirmó ayer. De hecho, en declaraciones previas a las jornadas, el científico inglés pidió a los grupos ecologistas que «dejen de asustar al mundo» con sus mensajes sobre los alimentos transgénicos, una petición que justificó defendiendo que tras 25 años de consumo de estos productos no se han registrado incidentes en la salud ni tampoco efectos nocivos para el medio ambiente.

En la misma línea apuntaron las declaraciones de monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias vaticana, que explicó que «siendo argentino sé lo que significa la producción de alimentos transgénicos, especialmente el maíz, el arroz y la soja -ya que Argentina produce el 70% de la soja del mundo desde hace 30 años-. «No ha habido ninguna consecuencia negativa para el ser humano; al contrario, el alimento es muy superior en cantidad y calidad», aseveró.

Por su parte, la opinión contraria la brindará esta tarde el grupo ecologista Greenpeace en su ponencia 'Un futuro agrícola sin cultivos transgénicos, el poder de la agricultura ecológica», que correrá a cargo de Luis Ferreirim, responsable de agricultura en Greenpeace España, y Reyes Tirado, investigadora científica en el laboratorio de investigación de Greenpeace.

Por la mañana será el turno hoy del segundo premio Nobel invitado al congreso, Werner Arber, que en su ponencia 'Impactos de la ciencia y la tecnología en la evolución cultural de la humanidad' reflexionará precisamente sobre la incidencia de la tecnología en el desarrollo de las culturas a lo largo del tiempo.