Las Provincias

El mal estado de las carreteras obliga al Consell a invertir 10,6 millones este año

El mal estado de las carreteras obliga al Consell a invertir 10,6 millones este año
  • Obras Públicas licita actuaciones de refuerzo de firme y renovación del pavimento en cinco vías, entre ellas la ronda norte

«Las carreteras están abiertas las 24 horas del día y los 365 días del año». Es el mensaje que no se cansa de repetir el director-gerente de la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana, Manuel Miñés, ante la falta de inversión en mantenimiento y conservación de carreteras tanto por parte del Estado como del Consell.

En este último caso, el mal estado de la red viaria autonómica ha obliga a invertir 10,6 millones en lo que va de año para refuerzo de firme y renovaciones de pavimento, lo que se consideran «obras de urgencia por el deterioro importante» que deben ejecutarse en un plazo aproximado de ocho años. A esa cantidad hay que añadir las partidas plurianuales para los contratos de conservación, que se prolongan durante tres o cuatro años y que desde 2014 no han vuelto a salir a concurso (aquel ejercicio fueron 18,5 millones para Alicante).

El jueves mismo la Conselleria de Obras Públicas anunciaba, a través del Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV), la licitación de un contrato para obras en cinco carreteras autonómicas por valor de 3,8 millones, que se suman a los 6,88 millones licitados hasta agosto. De estos últimos, 1,49 millones corresponden a Valencia, 2,35 a Alicante y 3,04 a Castellón. En el caso del anuncio publicado en el DOGV son trabajos que se efectuarán en la provincia de Valencia.

Así, las actuaciones se centrarán en la CV-30 (Valencia, Paterna, Xirivella, Alaquàs y Torrent), la CV-41 (Alzira, Carcaixent, La Pobla Llarga y Xàtiva), la CV-42 (Alzira y Algemesí), la CV-50 (Turís, Cheste y Vilamarxant) y la CV-81 (Ontinyent, La Font de la Figuera y Fontanars dels Alforins). En el caso de la CV-30, conocida como la ronda norte de Valencia, soporta una intensidad media de tráfico de 52.000 vehículos diarios. Aquí, la intervención irá paralela a los trabajos en la CV-403, que une la A-3, a la altura de Xirivella y Quart de Poblet, con la CV-36.

Según informó la conselleria, para la ejecución de las obras de refuerzo se ha tenido en cuenta que el firme, «y sobre todo la capa de rodadura, constituye un aspecto crítico desde el punto de vista de la seguridad vial».

El objetivo de los trabajos es detener la degradación de los pavimentos, aumentar su capacidad portante y aumentar la textura de la capa de rodadura. Además, se renovará la señalización horizontal y se usará betún-caucho como aditivo procedente de neumáticos fuera de uso, lo que supone una mejora ambiental, indicaron desde el departamento que dirige María José Salvador.