Las Provincias

Ximo Puig afirma que la Comunitat no puede faltar en el momento actual de Cuba

  • Calificó ayer de «histórica» la visita de la delegación valenciana a la isla para reforzar relaciones comerciales y buscar nuevas oportunidades de negocio

El president de la Generalitat, Ximo Puig, calificó ayer de «histórica» la visita de la delegación valenciana a Cuba para reforzar relaciones comerciales y buscar nuevas oportunidades de negocio y añadió que en el actual momento «estratégico» de la isla, la Comunitat Valenciana no puede faltar.

«España y la Comunitat Valenciana han estado siempre vinculados a esta isla y sería terrible que, precisamente ahora que es cuando se puede generar más negocio y apertura, los valencianos estuviésemos fuera de juego», indica Puig, que ha viajó el martes a Cuba acompañado por ocho empresarios de Alicante.

El jefe del Ejecutivo se encuentra de viaje en Cuba junto con una delegación formada por representantes de 23 empresas valencianas, así como por el conseller de Economía, Rafa Climent; la Cámara de Comercio de Valencia; la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) y el rector de la Universidad de Alicante.

«El objetivo de nuestra visita es dar una oportunidad a las empresas valencianas y generar una plataforma de apoyo para estas», indica Puig, quien destaca no solo la apertura económica de la isla sino también su potencial geoestratégico.

En este sentido, explica ¡ que, aunque Cuba no representa el mercado más importante de las empresas valencianas, el «factor oportunidad» es «fundamental».

Puig se refiere al proceso de deshielo impulsado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como un hecho que va a hacer posible «cerrar la negra etapa de Aznar», en referencia a la Posición Común Europea, que se convirtió en un escollo de cara a establecer relaciones con la isla.

«Creo que en estos momentos nadie sensato vería con malos ojos este acercamiento a Cuba», añade al respecto.

En la jornada de ayer, Puig se reunió con la vicepresidenta de la Asamblea Nacional de Cuba, Maria Antonia Marí Machado y posteriormente, con el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, a quien el president defendió como una de las personas «más influyentes» en estos momentos. La jornada acabó en una recepción en la Embaja de España por el 12 de octubre.