Las Provincias

La Comunitat, del desierto a las inundaciones

gráfico

Una parcela de olivos totalmente agrietada por la sequía. / LAS PROVINCIAS

  • Un estudio de la Politécnica subraya los contrastes de la región y cómo la subida del mar por el calentamiento amenaza la economía de 60 municipios

  • La región, dividida entre zonas de sequía y de escorrentía

Mientras una parte de la Comunitat se muere de sed, la otra teme las precipitaciones y su traducción sobre el terreno: las escorrentías, los torrentes que se producen con la combinación de 500 litros de agua caídos al año por metro cuadrado y la existencia de 'suelos sellados' (urbanizados) que impiden la permeabilización de la lluvia y acaba causando inundaciones. Son dos de las conclusiones que arroja el estudio 'Tengo Sed. Agua y crisis territorial en la Comunitat', realizado por Manuel y Ana Nieto, expertos de la Universidad Politécnica, y publicado por el Observatorio de Investigación sobre Pobreza, Exclusión y Medio Ambiente. El contraste es tal que, como se aprecia en el mapa que acompaña a estas líneas, un 18% de la región, con el sur de Alicante y algunos puntos del interior de Valencia como epicentros de la sequedad, se sitúa por debajo de los 400 litros por metro cuadrado de precipitaciones al año, lo que supone «atravesar un umbral hídrico que nos pone en las puertas de la desertificación», como advierten los especialistas.

510 kilómetros de costa

Por contra, «en la otra mitad del territorio valenciano», en aquellos puntos en los que se recogen más de 500 litros anuales por metro cuadrado, «la escorrentía superará el 9% de la lluvia caída». En estas zonas, los daños causados en infraestructuras y cultivos por los torrentes de agua serán el efecto mayoritario de las precipitaciones, según se detalla en el estudio.

Ana y Manuel Nieto también ponen el foco en su informe en otro riesgo al que no es ni mucho menos ajena la Comunitat: el cambio climático y el avance del mar con las costas como perjudiciales. El calentamiento global y la emisión de gases invernadero hacen que «una de las áreas de Europa más intensamente afectadas es la del Mediterráneo Occidental», con la Comunitat enclavada en él.

El análisis de los expertos de la Universidad Politécnica de Valencia explica cómo la fusión de los casquetes polares y los glaciares «el nivel del mar se elevará y las playas valencianas que ocupan gran parte de los 518 kilómetros de nuestro litoral se verán afectadas, 60 municipios en los que vivimos 2,7 millones de habitantes, el 53% de la población valenciana», destaca el estudio.

El dossier también indica como la subida del nivel de las aguas marinas «ocasionará impactos» en humedales como la Albufera de Valencia o el parque natural de El Hondo en Elche. La advertencia que lanzan los expertos es rotunda en su conclusión: «En la Comunitat Valenciana nos jugamos mucho, tanto medioambiental, como social y económicamente».