Las Provincias

Montón: «No veo nerviosismo en los trabajadores del hospital de Alzira por el fin de la concesión»

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, ayer. :: EFE/Manuel Bruque
La consellera de Sanidad, Carmen Montón, ayer. :: EFE/Manuel Bruque
  • Ribera Salud teme una fuga de talentos médicos y que los pacientes de algunas especialidades se tengan que trasladar hasta La Fe o el Clínico

Tras la presentación de la memoria, la consellera Carmen Montón hizo referencia también a la intención de su departamento de revertir a gestión pública el hospital de Alzira, actualmente bajo el modelo de concesión. Indicó que no ha detectado «nerviosismo» entre el personal y los pacientes. «Los trabajadores pueden estar tranquilos porque al día siguiente (de la reversión) van a tener su puesto de trabajo, y los pacientes y usuarios del departamento también porque no se va a eliminar ninguna prestación que en estos momentos se pueda estar dando», aseguró Montón.

Fuentes de Ribera Salud, gestores del centro hospitalario, indicaron que sí existe temor a que el hospital se quede sin determinadas «superespecialidades» como cirugía cardiaca, neurocirugía, radioterapia o cirugía maxilofacial, por ejemplo, lo que podría ocasionar, por un lado, una «fuga de talentos» de médicos especialistas que vean peligrar su carrera profesional al desaparecer estos departamentos.

Por otro, añadieron, supondrá una «vuelta al pasado» para los alrededor de 250.000 potenciales usuarios del hospital de Alzira. «El resto de centros comarcales no cuentan con estos servicios, por lo que los pacientes se tendrán que desplazar a Valencia, a hospitales como La Fe o el Clínico», apuntaron desde Ribera Salud, que advierten, además, que parece que la tendencia de la actual conselleria de Sanidad es la de centralizar estos servicios. También solicitaron a Sanidad que haga públicos los datos de calidad y eficiencia de los hospitales concertados frente a los públicos y de los costes económicos que suponen cada uno de los departamentos de salud.

En relación al recurso contencioso-administrativo presentado por Ribera Salud contra la orden autonómica que regula las unidades de referencia de los hospitales públicos, Montón aclaró que estas unidades tienen que atender a una serie de patrones «que marca el Ministerio». Estos patrones son un volumen de pacientes que hay que atender para ofrecer esa calidad, un requisito que, según la consellera, «ellos no cumplen y no se les permite tener una unidad de referencia porque estaríamos actuando de manera irresponsable si la conselleria lo permitiera».

Por otra parte, comentó también la última hora del proyecto del Espai de Salut de Campanar Ernest Lluch (en los terrenos de la antigua La Fe). Anunció que ya están en marcha las licitaciones de las urgencias, los centros de salud y el de 24 horas. «Poco a poco se van cumpliendo los plazos como habíamos dicho. Sigue todo su curso, no hemos tenido demora en nada», subrayó. La última de las licitaciones impulsadas ha sido la del desamiantado de las construcciones.