Las Provincias

Recolección del apreciado melón de Carrizales, en Elche.
Recolección del apreciado melón de Carrizales, en Elche. / M. Segarra

El Consell deja sin ayudas rurales de la UE al campo de Elche y la Vega Baja

  • La consellera Elena Cebrián confirma que la provincia solo tendrá un grupo de acción local para desarrollo, frente a tres de Valencia y dos de Castellón, que se llevan 24 de 27 millones de euros

Las pedanías de Elche y de Orihuela, así como otros muchos municipios de la Vega Baja, beneficiados por los riegos tradicionales del río Segura y aún volcados prioritariamente a la actividad agrícola, se quedarán definitivamente sin ayudas de la Unión Europea para su desarrollo rural y económico. Los esfuerzos que han realizado en los últimos seis meses las dos principales organizaciones agrícolas, Asaja Alicante y la Unió de Llauradors, han resultado infructuosos. La consellera de Agricultura y Medio Ambiente, Elena Cebrián, confirma a este diario que esta provincia solo contará con un grupo de acción local para desarrollo, frente a los dos de Valencia y los tres de Castellón. De este modo, Alicante solo dispondrá en los programas Leader hasta el año 2020 de 3 de los 27 millones de euros que llegarán vía Bruselas.

Se trata de un paquete de ayudas al desarrollo rural y para potenciar actividades que surjan de la iniciativa local de las poblaciones, explica a este diario la consellera Elena Cebrián. Pero se destinan, con la nueva orden que se aprobará por la Conselleria en unos días tras seis meses de negociación con los agentes implicados, «a las zonas más rurales, que no necesariamente coinciden con las más agrícolas», especifica Cebrián.

Aclara que el mapa de las ayudas europeas Leader se lo halló hecho esta Conselleria por parte de la que dirigió José Císcar en el anterior Consell del PP. «La zonificación ya estaba hecha y hubo que rehacer toda la orden, porque la del PP no cumplía todos los requisitos de la Unión Europea». Al final, la selección se quedará, admite la consellera, con un grupo menos del que se solicitaba para Alicante, el de la mitad sur, «pero es porque no cumple los requisitos», en alusión a ese criterio de que la ruralidad no siempre coincide con la actividad agrícola.

La consellera aclara que cualquier municipio ha tenido la oportunidad de integrarse en el otro grupo, el de la mitad norte de la provincia. Para ello ha habido reuniones en los últimos meses, como viene informando este diario, el cual ya adelantó que la pretensión de Asaja y de la Unió de Llauradors iba a quedar en saco roto, como avanzó el secretario autonómico de Agricultura y Medio Ambiente, Francisco Rodríguez Mulero.

Una de las primeras actuaciones que realizó la consellera Cebrián tras tomar posesión del cargo fue la derogación de la resolución de abril de 2015 para mejorar el reparto y dar más transparencia a estas ayudas europeas. En las reuniones preparatorias, la Conselleria ya publicó en abril en el DOGV un proyecto de nueva convocatoria que solo incluía una zona para Alicante con municipios del Baix Vinalopó (por primera vez), El Comtat, Medio Vinaliopó, Alto Vinalopó, Alacantí, l'Alcoià, Marina Alta, Marina Baja y Vega Baja.

Sin embargo en las reuniones preparatorias de la nueva orden y, a petición de las organizaciones agrícolas y alcaldes, se habían incluido por primera vez dos grupos GAL. En el nuevo grupo entrarían las pedanías de Elche y Orihuela, además de Agost, Busot, Fondó de les Neus, Xalò, Tibi y Xixona. Finalmente, estos municipios y sus pedanías quedan excluidos directamente de la posibilidad de solicitar ayudas para desarrollo y evitar el despoblamiento y éxodo laboral y vecinal.

Rodríguez Mulero ya dejó claro en este diario que la nueva orden, con solo un GAL en Alicante, «pretende distribuir bien todo el territorio para facilitar la creación de estos grupos, o que permite más organización y menos gastos burocráticos dentro de una concurrencia competitiva, como dicta la UE». Además, justificó solo un grupo en Alicante por cuestiones de «estructura de la superficie y geográficas», al aludir a la mayor dispersión de los municipios de la montaña alicantina, pese a que la orden definitiva también incluye algunos del Baix Vinalopó y de la Vega Baja.

El secretario de Asaja, Eladio Aniorte, arremetió contra Cebrián y la acusó directamente de «querer anularnos desde Valencia con esta clara discriminación. Juan Miguel Montaner, de la Unió, es más diplomático y subraya que «siempre ha sido deficitario un grupo en la provincia».