Las Provincias

El empresario Adolfo Utor, en el despacho de la compañía Baleària.
El empresario Adolfo Utor, en el despacho de la compañía Baleària. / J. J. Monzó

«Ahora ya no voy a aspirar a la presidencia de Coepa ni aunque me lo pidan»

  • Adolfo Utor

  • presidente de Baleària

  • «¿Pudiendo dirigir el importantísimo 'lobby' AVE, con gran peso en España, qué necesidad tengo de venir a Alicante, con todos los respetos?»

Su presencia en Alicante desde el verano ha generado suspicacias y recelos entre buena parte del empresariado de la capital. El naviero de Dénia, vinculado desde siempre al PSOE y amigo personal del jefe del Consell, Ximo Puig, asegura en esta entrevista que se borra de la lista. No ambicionaba ser el sucesor natural del actual presidente de Coepa, pero se dejaba querer. Visto lo visto, se baja del barco.

-¿Le ha molestado que el Consell le dé todo el protagonismo en el acto más relevante de pymes, el congreso Focus?

-Me molesta que se dé a entender que se me instrumentaliza, sea el Gobierno que sea.

-¿Por qué se siente instrumentalizado?

-Porque hace meses me planteó el director de Economía, el ex gerente de la Bolsa de París, Paco Álvarez, mi participación en este evento. Además, mi empresa Baleària y su RSC está mucho antes que este Consell. Y yo me llevo bien con todos, sean del color que sean.

-Baleària no es una pyme, pero sí tiene un importante bagaje en materia de RSC.

-Ese es el quid de la cuestión. El valor de una empresa es su imagen en un 80%. Nosotros desde que fundamos Baleària aplicamos estos principios de responsabilidad empresarial. Destinamos importantes recursos, como en la escuela Edem, con cien becados que reciben formación sobre el modelo Inditex, el de calidad total de Mercadona y la RSC de Baleària. La RSC no es algo que se acabe de inventar. No voy a promocionarme a Alicante. Me han buscado y he aceptado mucho antes de que se hable de mí.

-Pero sus apariciones públicas desde julio, en la comida con tres conselleres en el Maestral, son cada vez más frecuentes.

-No ambiciono ser presidente de Coepa ni liderar al empresariado de la provincia. Ya tengo demasiadas cosas para incentivar mi autoestima como la Asociación Naviera Española, la comisión turística de la CEOE, en Exceltur, en el 'lobby' AVE y en la comisión de patronos de la Cámara. No ambiciono dirigir Coepa, con todos mis respetos.

-¿Entonces por qué su nombre suena cada vez más en las quinielas?

-Estoy triste por la situación actual de Coepa y del empresariado de Alicante y de Valencia. Estoy dispuesto a ayudar y apoyar para que esta situación cambie desde fuera. He dicho que si hay unanimidad y me lo pidieran, aceptaría presidir Coepa. Pero he cambiado de opinión.

-¿Cuál es, entonces, la actual?

-En Alicante, hay la creencia entre determinados sectores empresariales de que la táctica es que el Consell me quiere colocar en Coepa. Ese discurso es falaz. Estoy contra todo tipo de protagonismo y personalismo. Y buena parte de lo que ocurre en Coepa históricamente es consecuencia de esos personalismos.

-O sea, que no va a aspirar.

-Esto supone un gran sacrificio. Yo ya tengo mi trabajo. Acabo de llegar de África y me voy quince días a América, a Cuba. También tengo ahora intereses en Italia y Bilbao. Y 1.300 empleados en la compañía. El problema es que algún empresario de Alicante se ve amenazado y él verá por qué. Es falaz que el Consell me quiera colocar. No me presto a ser instrumentalizado. Algunos empresarios me ven como una amenaza y no quiero ser un problema, sino una solución. O eso, o nada.

-¿Entonces quién está conspirando hacia su persona?

-Hay empresarios y sectores de Alicante que lanzan la teoría de la conspiración y, a continuación, el victimismo provincial. Si pido el Tren de la Costa y la autopista AP7 gratuita es porque a veces se olvida en la propia Alicante. Si la estación del AVE estuviera en Benidorm en lugar de donde está, yo lo tomaría allí en lugar de en Valencia, en la pista de Silla. Más bien parece que Alicante no mira a Valencia.

-Parece que esté reprochando a alguien por el mensaje del agravio comparativo, que va calando.

-Estuve en aquel almuerzo de la Cámara con los consellers Climent, Soler y Alcaraz porque soy miembro del comité de patronos. En su día, la Cámara decidió crear este órgano porque necesitaba dinero. Y tira mano de empresas solventes como la mía. Yo pago. Otros que estaban en esa comida no pagan, como el presidente de Coepa.

-¿Qué recuerda de aquella comida de julio?

-Es curiosísimo que dos estamentos muy enfrentados como Coepa y Cepyme estuvieran juntitos. Gómez y Cristóbal Navarro. Ninguno de los dos cotiza en esta comisión de patronos de la Cámara. Y sentí vergüenza ajena por el victimismo que lanzaron en sus dos intervenciones. Hay que tender puentes y no romper los puentes. Navarro hizo un discurso incendiario y con el de Gómez no me identifico. El problema de la infrafinanciación del Estado no es de Alicante, sino de toda la Comunitat Valenciana. ¡No es la Plaza Luceros el ombligo del mundo!.

-Pero ya fue un claro protagonista en aquella comida y ahora con el congreso Focus.

-Han conseguido muchos convertirme en el enemigo común de Coepa y Cepyme. No quiero tanto protagonismo. A lo mejor es que al Consell actual le gusta el concepto moderno de la RSC de Baleària. De ahí que contaran conmigo para el barco de los refugiados sirios, que después no llegó a buen término. Ha sido la operación de imagen más rentable para mi empresa. En los últimos seis años, nuestra memoria de RSC se aplica con criterios de la ONU.

-Se dice que entra al despacho de Puig con cierta libertad.

-Sólo he entrado una vez. Fue cuando me llamaron él y Oltra por lo del barco para refugiados. Aunque Puig y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo. Ahora en Focus me cogen como referente porque también estoy en Conexus, APD Levante y Exceltur. Yo no quiero batalla con Navarro ni con Gómez. Pero es patético el boicot que se hizo en mi conferencia de hace una semana en Alicante. Patético, porque dirijo una empresa con más de 300 millones de facturación, domiciliada en la provincia y con capital social alicantino. No estoy por las intrigas palaciegas, no entro en esa dinámica.

-Parece enfadado.

-Sí lo estoy. Voy a cerrar el debate con esta entrevista. ¿Pudiendo ser presidente del importante 'lobby' AVE, qué necesidad tengo de venir a Coepa a Alicante, con todos los respetos? Visto lo visto, desde ahora ya no aspiro a presidir Coepa ni aunque me lo pidan los empresarios.