Las Provincias

Una huella en el cordón policial del escenario del crimen

El caso del crimen de la calle Topacio se mantuvo en suspenso durante meses a la espera de que el Instituto Nacional de Toxicología analizara unas muestras de ADN halladas las uñas de la víctima. Parecía que el septuagenario pudo defenderse y, en el intento por salvar la vida, recogió piel de su agresor. Sin embargo, el resultado fue negativo, aunque lo que sí hallaron los agentes fue una huella dactilar del preso en la cinta con la que precintaron la casa del fallecido tras hallar el cadáver, por lo que Rolando tuvo que acceder al domicilio entonces.