Las Provincias

El Seprona concluye que una colilla causó el incendio de Xàbia y Benitatxell

El incendio arrasó más de 678 hectáreas en los térmios de Xàbia y Benitatxell. :: REUTERS/Heino Kalis
El incendio arrasó más de 678 hectáreas en los térmios de Xàbia y Benitatxell. :: REUTERS/Heino Kalis
  • El informe con los resultados de la investigación descarta que los fuegos de principios de septiembre fuesen premeditados

Una colilla fue el detonante del incendio que arrasó los términos municipales de Xàbia y Poble Nou de Benitatxell en los últimos compases del pasado verano.

Esas son las conclusiones del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Alicante, una vez finalizadas las investigaciones para esclarecer lo sucedido.

Así lo confirmaron ayer mediante la publicación de un informe en el que explican que el fuego que se inició en Poble Nou de Benitatxell «fue provocado por causas humanas no premeditadas, compatibles con la ignición por ascua de cigarrillo o colilla, de las muchas arrojadas al pie del mirador de Benitatxell».

El ascua según el informe, «desarrolló un primer foco de llamas» y la climatología (soplaba fuerte viento de poniente) hizo el resto, «se estima que una pavesa del primer incendio provocó un segundo foco, en una zona alejada de las primeras llamas», apuntan.

El resto de focos que se sucedieron a estos dos primeros «fueron de carácter secundario provocados por pavesas del primero», concluyeron. Todos menos el que tuvo lugar en el Saladar Xàbia, que según indicaron, «no era forestal ni tenía relación con el primero».

La mano del hombre también fue la causa del fuego de Bolulla que se inició en las inmediaciones de un chalé enclavado en terreno forestal. Aunque en este caso, «tampoco fue premeditado», apuntaron.

El Seprona de la Guardia Civil, que ha contado con la cooperación de los agentes medioambientales del Grupo de Incendios Forestales de la Generalitat en la investigación de las causas que los provocaron, continúa las pesquisas para identificar a las personas que lanzaron las colillas de uno de los mayores incendios de la comarca que acabó con gran parte de su fauna y flora.

Una vez pasados aquellos trágicos momentos en los que la comarca se sumió en un completo caos asediada por los fuegos que arrasaron un total de 687 hectáreas en los términos municipales de Xàbia y Poble Nou de Benitatxell, y 447 hectáreas en Bolulla, es momento de trabajar en la recuperación de la zona.

A expensas de lo que marquen las mesas de concertación, los consistorios ya han empezado con las tareas de limpieza. Según apuntaron desde el gobierno de Xàbia ya hay algunas zonas como Piomar o Pinosol donde en las que se están realizando actuaciones. El principal objetivo, apuntan, es evitar que los pinos y árboles quemados caigan en la vía pública o casas vecinas y provoquen algún daño personal o material. La concejala de Servicios, Kika Mata, destacó que los trabajos de recuperación de parcelas municipales se realizarán hasta que estén todas limpias y no haya peligro».

Cabe recordar que el pasado 21 de septiembre la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián, anunció en el municipio xabiero que en un plazo de dos o tres semanas se convocarán las mesas, en las que participarán ayuntamientos, colectivos, sociedad civil y afectados.