Las Provincias

La madre biológica del niño. :: efe
La madre biológica del niño. :: efe

La familia de acogida del niño de Sueca recurre al Constitucional la decisión del Supremo

  • El TS ve «modélica y ejemplar» la sentencia que dejó al menor con su madre biológica

El abogado de la familia de Sueca que fue acogedora del menor, Enrique Vila, ha asegurado que están indignados con la actitud del Tribunal Supremo, por lo que acudirán al Tribunal Constitucional presentado una demanda de amparo.

Insiste el letrado, en que la decisión no es un ataque contra la madre biológica, pues hubieran respetado en cualquier caso la decisión del Tribunal Supremo, si es que se hubiera decidido que el niño no fuese adoptado.

No obstante, señala Vila, creen que el Tribunal Supremo ha colocado a todas las partes en indefensión, incluido al propio niño y a la madre biológica, ya que ha decidido no entrar en el fondo de una cuestión relativa al derecho de los menores, "con gran trascendencia social y que está afectando a miles de familias en toda España, afectadas por el mal funcionamiento de una Ley de Protección de la Infancia ineficaz, y de unos Servicios Sociales que en la mayoría de casos solo producen daño a todas las partes".

"Es inadmisible por tanto- señala Enrique Vila- que el Tribunal Supremo haya ignorado el interés superior de protección, que no es otro que el de Juan Francisco, sin importarle debatir el fondo de un asunto tan grave para el futuro del niño". La familia convocará en breve una rueda de prensa para atender las preguntas de los medios de forma más detallada.

Sentencia «modélica y ejemplar»

El Tribunal Supremo considera «modélica y ejemplar» la sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias en la que determinó que el niño de 4 años de Sueca fuese entregado a su madre biológica por su familia de acogida.

El Supremo se pronuncia en esos términos en el auto en el que desarrolla la decisión adoptada el pasado 27 de septiembre de no admitir los recursos de casación presentados por el fiscal, la Consejería de Servicios y Derechos Sociales de Asturias y la familia de acogida contra la sentencia de la Audiencia.

En el auto, del que ha sido ponente el presidente de la Sala de lo Civil, Francisco Marín, el alto tribunal no se pronuncia sobre el fondo del asunto, pero recalca que contra las resoluciones sobre esa materia no caben recursos extraordinarios de casación.

Por ello, la última palabra en estos procedimientos corresponde a las audiencias provinciales según un criterio consolidado desde 2003 y que ha permanecido invariable sin que ahora se aprecien razones que justifiquen un cambio de doctrina.

En cualquier caso, el Supremo subraya que la «exhaustiva» motivación de la sentencia recurrida es «modélica y ejemplar» y demuestra por sí sola que la revisión del caso en un recurso extraordinario obligaría a una nueva valoración de la prueba practicada.

Primera sentencia

La sentencia de la Audiencia asturiana establecía que la entrega del menor a la madre biológica debía producirse «de forma inmediata sin que la posible interposición de recursos suspenda la eficacia de esta medida».

Reconocía que la madre biológica «no se encontraba incursa en ninguna causa de privación de patria potestad», de modo que era necesario su asentimiento para la adopción y, como no lo dio, la niña debe serle entregada.

La decisión no prejuzga el acceso a la casación de los asuntos sobre esta misma materia iniciados y tramitados con arreglo a las últimas modificaciones legislativas que no eran aplicables en este caso.

Para la familia de Sueca fue el 13 de septiembre cuando vivieron el momento más duro al tener que despedirse del pequeño de 4 años para cumplir con la sentencia. Desde los 18 meses, este matrimonio de Sueca estaba al cargo de Joan y esperaban que en breve se formalizase su adopción ya que estaban inmersos en los trámites. Sin embargo, la justicia dio la razón a la madre biológica que ha acusado a las administraciones de «arrebatarle» al pequeño y que luchó por su vuelta.