Las Provincias

La extrema sequía ya obliga a suspender pruebas deportivas en la Comunitat

Participantes de un triatlón, en una imagen de archivo. :: j. pedrosa
Participantes de un triatlón, en una imagen de archivo. :: j. pedrosa
  • El bajo nivel del pantano de Benagéber lleva a los organizadores a sustituir la parte de natación del triatlón previsto para el próximo 16 de octubre

La intensa sequía que azota la Comunitat no sólo ha provocado graves perjuicios a los campos de cultivo valencianos y provocado cortes en el suministro de agua potable de una decena de poblaciones y urbanizaciones durante este verano. Por primera vez, la carestía hídrica ha obligado también ha suspender una prueba deportiva. En concreto se trata de la edición de este año del triatlón de Benagéber, que se va a celebrar el próximo 16 de octubre, pero con modificaciones. Los organizadores han constatado el reducido nivel de agua que, en la actualidad, almacena el embalse, lo que imposibilita que tenga lugar la prueba de natación. Por ello, han decidido que la cita se mantenga, pero transformada en duatlón (carrera y bicicleta), sustituyendo la parte acuática por otra a pie.

Así lo explicó el jueves el director de competiciones de la Federación de Triatlón de la Comunitat, José Luis Juan, quien indicó que, con el nivel actual (entorno al 12% de la capacidad del pantano) dificultaría enormemente tanto el acceso como la salida del agua de los participantes, lo que supondría un riesgo para su seguridad (principalmente por los salientes que pueden provocar cortes). Por tanto, y tras una inspección realizada el pasado fin de semana, los organizadores optaron por sustituir la parte de natación por otra de carrera a pie ya que, según estiman, el nivel de agua del pantano baja unos 12 centímetros al día.

Juan recordó que, en pruebas anteriores en otros pantanos de la Comunitat, también se han apreciado niveles reducidos, pero normalmente había sido posible llevar a cabo la competición. Este año en Benagéber no ha sido así, de ahí el cambio adoptado.

La situación actual de los embalses valencianos, que se encuentran a poco más de un cuarto de su capacidad total, responde a las escasas precipitaciones registradas. Sobre ello, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) hacía públicos ayer los datos del último año hidrológico en la Comunitat (del 1 de octubre de 2015 al 30 de septiembre de este año) que desvelan que la región cierra el ejercicio con un 40% de déficit pluviométrico, por lo que califican el año de «extremadamente seco». De hecho, la Comunitat sólo ha contado, de media, con 300 litros por metro cuadrado, frente a los 500 del promedio normal. Además, las lluvias no han sido uniformes por todo el territorio. La mitad sur de la provincia de Alicante es la zona que sigue sufriendo con mayor intensidad la carestía hídrica. La Vega Baja, el Baix Vinalopó y l'Alacantí son las comarcas en las que menos ha llovido durante los últimos doce meses. Sin embargo, las que porcentualmente han registrado menos precipitaciones que el promedio normal son la Vall d'Albaida, la Safor, el Comtat, la Ribera Baja, la Marina Alta y el Comtat, todas ellas por debajo de la mitad de lo que viene siendo habitual.