Las Provincias

Cae un clan que robaba cajas para fruta y arrestan al empresario que las compraba

  • Esta intervención se enmarca en la denominada operación Tradebox

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarticulado un clan familiar, integrado por cuatro personas y radicado en Alicante, dedicado a la sustracción y venta de grandes cajas plásticas para fruta en una operación en la que también ha arrestado a un empresario alicantino acusado de adquirirlos sabiendo su procedencia ilícita. Esta intervención se enmarca en la denominada operación Tradebox, según un comunicado del instituto armado, que explica que la banda sustraía para su posterior comercialización envases de plástico utilizados para almacenar y transportar productos del campo.

Por ahora, la Benemérita ha esclarecido una decena de delitos de este tipo cometidos en fincas de Cieza, Jumilla y Calasparra. También recuperó 400 envases -más de la mitad de los objetos robados supuestamente por el clan familiar- en la capital alicantina y en La Roda (Albacete), valorados en más de 30.000 euros y que han sido devueltos a sus dueños.

Los arrestados -de nacionalidades española y brasileña, con edades comprendidas entre los 21 y los 55 años- son vecinos de Alicante, cuentan con un amplio historial delictivo por hechos similares y han sido puestos a disposición judicial.

Las pesquisas determinaron que los ladrones asaltaban las explotaciones agrícolas en el centro del día, cuando suele haber menos vigilancia. Empleaban dos furgonetas con caja cerrada y gran capacidad de carga, a las que les llegaban a meter hasta 40 envases de este tipo. Dada la gran cantidad de envases robados, se constató que no se trataba de hurtos para venderlos a empresas de gestión de residuos y ser reciclados. Los guardias civiles averiguaron que los ahora detenidos, una vez que sustraían los envases, los trasladaban en sus vehículos hasta una empresa cercana a sus domicilios y dedicada a la compra-venta de palés de madera usados, donde el gerente se los compraba a un precio inferior al de mercado. En la inspección del local comercial de Alicante, los agentes hallaron un centenar de esas cajas plásticas, también denominadas 'palots' que fueron intervenidas y puestas a disposición judicial. También se constató que el gerente de la empresa habría comercializado otros 300 'palots' a otra mercantil situada en La Roda, los cuales fueron igualmente aprehendidos.

A los cuatro miembros del clan familiar se les imputa un presunto delito continuado de hurto y al responsable de la empresa, de receptación.