Las Provincias

Cárcel por violar a una mujer mientras encañonaba con una pistola al marido

Agentes conducen al penado a la Audiencia Provincial para asistir a otro juicio contra él.
Agentes conducen al penado a la Audiencia Provincial para asistir a otro juicio contra él. / Álex Domínguez
  • El agresor, que atraía a sus víctimas con falsas ofertas de empleo y ya ha sido juzgado y condenado por abusos similares, deberá pasar otros 13 años y 8 meses entre rejas

Dos condenas y una absolución acumula Isaac G.O. desde que entre la primavera y el verano de 2014 decidiera colocar ofertas de trabajo en 'milanuncios.com' para emplear a mujeres como secretarias a las que luego exigía sexo por contrato. En algunos casos, no necesitaba hacer efectiva la cláusula, bien porque agredía sexualmente a las candidatas antes siquiera de aceptar los términos o bien porque los imponía a la fuerza. Así ocurrió en mayo de ese año cuando contactó con un matrimonio, que vio como la esperanza de encontrar empleo se tornó en una pesadilla tras citarse con el reo.

Según ha quedado probado, el sujeto los llevó a una zona poco frecuentada de la playa de Arenales del Sol para obligar a la mujer a practicarle una felación mientras encañonaba con un arma a su marido al grito de «o me la chupas o lo mato» poco después de firmar el contrato laboral, en el que no se mencionaba nada de acostarse con él.

La mecánica de este ovetense de 43 años no varió un ápice en las agresiones que se le conocen. Incluso en el episodio por el que resultó exonerado, el relato de la víctima es muy similar al del resto de afectadas. En el asunto por el que la Audiencia Provincial de Alicante le ha impuesto 13 años y 8 meses de prisión, el violador tuvo noticias de sus víctimas en su correo, ese que había puesto en la oferta de trabajo colgada en una web de gran difusión nacional.

El 'modus operandi' era el habitual. Su público objetivo: mujeres afectadas en apuros por la crisis. En esta ocasión fue un matrimonio el que respondió al anuncio. Según recoge el fallo de la Sección Séptima, desplazada en Elche, los tres quedaron en un centro comercial situado a la entrada de la capital para la entrevista, hasta que el reo les indicó que por problemas de cadera debía dar largos paseos por la playa. Así les convenció para ir a Arenales. Antes les mostró el contrato que las víctimas firmaron, pero la situación se puso violenta con la última condición del penado.

La mujer debía mantener relaciones sexuales con él, petición que solo obtuvo un rotundo no del matrimonio. Ante la negativa, Isaac G.O. sacó un arma, al parecer simulada, y obligó al hombre a colocarse de rodillas y a que la mujer le practicara la felación. Una vez que consumó el abuso, huyó de la escena del crimen. En su resolución, los magistrados dan total credibilidad al relato de la pareja en su resolución, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

El procesado se retrotrajo a lo dicho en otros juicios o, al menos, alegó argumentos similares. De nuevo volvió a mencionar a un jefe suyo, con quien en realidad debía acostarse la mujer. Hace pocas semanas, un tribunal de la Audiencia le absolvió de otra agresión sexual parecida con la salvedad de que la víctima, que llegó a mantener relaciones consentidas, incurrió en versiones contradictorias, sin que las magistradas se manifestaran sobre la validez del contrato que la mujer aceptó por necesidades económicas. En dicho caso, el reo manifestó en la vista que él solo actuaba de intermediario para su superior.

Además, Isaac G.O. acumula otra sentencia condenatoria de cuatro años entre rejas por agredir sexualmente a otra chica. A la víctima la embaucó también con la falsa promesa de un empleo que jamás llegó. Después de horas de entrevista en la ciudad de Alicante, el sujeto aprovechó la oscuridad de un parque de Benalúa para forzar a la víctima entre unos arbustos.