Las Provincias

Los trabajadores de Afema reclaman al Consell garantías de pago regular

fotogalería

El alcalde de Alicante charla con los empleados de Afema concentrados ayer ante el Ayuntamiento. / LV

  • El alcalde de Alicante se ofrece como mediador ante el presidente de la Generalitat para buscar una solución definitiva a los impagos que evite la suspensión de servicios

Los trabajadores de la Asociación de Familiares de Enfermos Mentales de Alicante (Afema) han reclamado al Consell no sólo que se les abonen las nóminas que se les adeudan sino que la administración «se comprometa al pago regular» a la entidad, para que les puedan pagar. Así lo aseguró ayer Nuria Jiménez, delegada de personal de la entidad, quien recordó que esta situación, que afecta a unos 40 empleados, la «arrastran desde hace siete años».

Jiménez hizo estas declaraciones a los medios durante la concentración que protagonizaron ayer en la plaza del Ayuntamiento de Alicante, donde recordaron que el lunes comenzaron una huelga indefinida y que la intención es realizar esta semana varias movilizaciones para manifestar sus reivindicaciones, como la que tienen prevista este jueves en el edifico Prop de la Generalitat en Alicante y mañana viernes en Valencia.

Así, instó a buscar una «situación definitiva» para la que la Administración tendrá «fórmulas» y apuntó que con la partida de 60.000 euros anunciada por parte de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas para abonar el mes de junio «no hacen nada».

En todo caso, hizo un llamamiento al consistorio para que «medie» ante el Consell y destacó la «gravedad que supondría para toda la ciudadanía la desaparición de la asociación», que cumple 25 años de labor, por lo que ha incluido en su reivindicación a usuarios, familiares y otros compañeros.

Asimismo, preguntada por la promesa de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, de adelgazar la burocracia para hacer efectivas las ayudas a estas asociaciones, insistió en la necesidad de la creación de un «plan de pagos real», que se paguen las nóminas «cada mes» y que no se vean obligados cada cierto tiempo a suspender servicios y otras medidas que afecten a los usuarios.

Por su parte, el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, trasladó a los trabajadores su «solidaridad» y «todo su trabajo» porque cuando estaba en la oposición «decía que tenían que pagar al día» y ahora, desde el Gobierno, va a exigir lo mismo. Por ello se ha ofrecido como mediador ante el Consell. De hecho, ha señalado que quieren afrontar esta situación con el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

Una mediación a la que también se sumó la edil de Bienestar Social, Julia Angulo, quien tenía prevista una reunión con los trabajadores junto al portavoz municipal, Natxo Bellido, con la intención de «establecer lazos con la Conselleria», con la que tienen «buena relación» y esperan alcanzar una solución.

Al tiempo, indicó que se habían reunido también con el director de Afema, Alfonso Rodríguez, que, según manifestó está «muy preocupado» porque esto puede repercutir a las personas a las que atienden, aunque son conscientes del «malestar» entre los trabajadores, que tienen que encontrar «un culpable directo a quien responsabilizar».