Las Provincias

El TSJ refuerza la Audiencia ante los retrasos de una juez

valencia. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) ha destinado a un Juez de Adscripción Territorial (JAT) para reforzar la sección segunda de la Audiencia de Valencia. La decisión se ha adoptado para paliar los retrasos que acumula la magistrada Rosario Fernández a la hora de dictar sentencias y resolver recursos. No es la primera vez que esta profesional comprueba cómo el trabajo se acumula en su mesa. En su anterior destino, un juzgado de lo Penal de Gijón, fue expedientada por acumular 148 sentencias pendientes entre 2005 y 2006. Ahora, al parecer, la situación se ha repetido. En algún momento, la magistrada ha llegado a acumular alrededor de un centenar de resoluciones.

El delicado asunto se abordó hace unas semanas en la Sala de Gobierno del TSJ. Se acordó realizar un listado acerca de los asuntos pendientes, la fecha en la que se deliberó y si en algún caso el retraso en los recursos de los delitos leves podría haber generado la prescripción de la pena.

La situación ya ha sido comunicada al servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial. El problema se detectó el pasado mes de enero. Los compañeros acordaron repartirse el trabajo entre los otros cuatro magistrados de la sección. Fuentes conocedoras de la situación apuntan a un cúmulo de circunstancias adversas para explicar la situación. Por ejemplo, determinadas bajas médicas y el reparto de asuntos de notable complejidad. También alegan un periodo de adaptación al llegar a la Audiencia de Valencia, un órgano colegiado frente a un juzgado de lo Penal. Sin embargo, todas estos factores pierden algo de fuerza al recordar los antecedentes de la magistrada.