Las Provincias

La Diputación rechaza recortar la asignación a los grupos políticos

El pleno de la Diputación de Alicante rechazó ayer la moción del grupo Compromís para reducir el gasto de los grupos políticos de la institución de los 518.000 euros actuales a 114.000. La propuesta no salió adelante por el voto de calidad del presidente provincial, César Sánchez, al empatar a 15 votos las posturas a favor y en contra y al abstenerse el diputado no adscrito Fernando Sepulcre. Compromís volvía a llevar así al pleno la rebaja en 400.000 euros de la asignación que corresponde a los grupos con representación en la Diputación, tras el acuerdo de pleno de diciembre de 2015 en que se establecía el incremento del gasto de 108.000 a 518.000 euros.

La propuesta de la formación suponía asignar 6.000 euros lineales a cada grupo, más 3.000 por cada diputado. El portavoz valencianista, Gerard Fullana, defendió la medida de cara a la conformación del presupuesto de 2017. «La voluntad de esta moción es que se tenga en cuenta la visión de consenso, porque es una anomalía que lo que se solicita de dinero esté a la carta, que unos grupos tengan una cantidad y otros digan que van a renunciar sin saber a qué», argumentó.

La moción contó con el respaldo de Esquerra Unida y del PSPV, que pactó con el PP en diciembre de 2015 aumentar la asignación, pero que después renunció al incremento. José Chulvi, portavoz socialista, dijo que «únicamente se ha solicitado que se ingresara lo acordado en junio de 2015 y en ese sentido vamos a continuar».

El diputado de Presidencia y portavoz del PP, Carlos Castillo, defendió que «la democracia tiene un coste» y negó que se trate de una anomalía, aunque reconoció que ha podido haber una equivocación «en el cuánto». Por ello, planteaó al resto de grupos que se negocien las cuentas de los grupos de cara al próximo presupuesto.

Decreto de incendio

El PP sacó adelante una moción en la que se insta al Consell de la Generalitat de un decreto de ayudas y medidas para paliar los incendios de este verano. Esquerra Unida tachó la medida de «electoralista» y alertóde que «la competencia de bomberos es de la Diputación», mientras que Compromís subrayó que a lo largo de este año se han quemado 5.000 hectáreas frente a las 58.000 de 2012.

José Chulvi, alcalde socialista de Jávea, uno de los municipios afectados en el incendio más grave de este verano en la Comunitat, se mostró molesto ante una moción que, a su juicio, «quiere aprovechar lo que ha pasado para arrogarse la protección».