Las Provincias

Siete de cada diez adolescentes valencianos tienen móvil con menos de 15 años

    Siete de cada diez adolescentes valencianos tienen móvil con menos de 15 años
    / AFP
    • Las amenazas por Whatsapp y la difusión de imagenes íntimas son los principales 'delitos por teléfono' que investiga la Fiscalía de Menores

    Los padres de la Comunitat Valenciana cada vez confían antes a sus hijos un 'smartphone'. Hasta el punto de que hoy uno de cada siete niños de la Comunitat de entre 10 y 15 años posee móvil. En la inmensa mayoría de casos ese aparato tiene conexión a internet y dispone de las habituales aplicaciones de redes sociales: What's App, Tuenti, Facebook, Instagram...

    Así se desprende de la Encuesta sobre sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los hogares del Instituto Nacional de Estadística. En la Comunitat habitan casi 303.000 niños de entre 10 y 15 años. De ellos, un 70% tienen celular, según el reciente informe.

    El juez de menores Emilio Calatayud, célebre por sus charlas sobre los delitos en adolescentes, cree que 14 años es la edad mínima que debería pactarse para entregar un móvil a un chaval. La misma a partir de la cual una persona es imputable penalmente. Pero la realidad es bien distinta. La prueba es que la mitad de los niños españoles de 11 años ya dispone de uno y en los últimos años se ha convetido en el regalo estrella de las comuniones.

    Siete de cada diez adolescentes valencianos tienen móvil con menos de 15 años

    Según profesores consultados, «algunos padres confían en las bondades educativas de las nuevas tecnologías, otros se sienten más seguros teniendo al niño localizable y otros acaban comprándolo por aquello de 'todos los compañeros lo tienen' ya». En España, la edad mínima para abrirse cuentas en las principales redes social es de 14 años y así lo exponen en sus condiciones, «pero muchos menores falsean los datos con gran facilidad», advierte la coordinadora de la Fiscalía de Menores de Valencia, Consuelo Benavente. «Las plataformas no verifican la edad».

    Junto con las ventajas, llegan los peligros: «Amenazas por Whatsapp y difusión de imágenes íntimas de chicas sin su consentimiento son los delitos más habituales que nos estamos encontrando en Valencia». Su prinipal consejo es 'smartphone' a partir de los 14 y advertir a nuestros hijos del peligro desde los 12. «En especial, apartarles de la costumbre de hacerse fotografías sexuales, almacenarlas y enviarlas». El abogado César Chaves coincide en que las redes sociales «deberían disponer de mejores medios para autentificar la edad de quien se registra» y advierte a los padres: «Deben supervisar las comunicaciones de sus hijos. Son responsables civiles en caso de que un menor delinca con su móvil».

    La practica habitual de los colegios valencianos es restringir su uso en clase y, en algunos casos, permitirlo en el recreo. No existe una normativa de Educación que aconseje una edad mínima para tenerlo.