Las Provincias

Ribera Salud cuestiona que haya concursos para unos servicios y para otros no

Ribera Salud cuestiona que haya concursos para unos servicios y para otros no

  • Alberto de Rosa pide que se haga un estudio del impacto económico para la Comunitat de tener «esta bandera de vanguardia sanitaria»

El consejero delegado de Ribera Salud, Alberto de Rosa, ha cuestionado que la Generalitat saque a concurso algunos servicios sanitarios y otros no, y ha defendido que existen muchas fórmulas para colaborar con la administración, a la que ofrece su "mano tendida" en la reversión de la gestión de La Ribera.

De Rosa ha manifestado a los periodistas, antes de una conferencia sobre la sanidad privada en la sede de la patronal CEV, que la colaboración público-privada es "intrínseca" en España tanto en sanidad como en otros sectores, y ha dicho no entender que salgan a concurso unos servicios y otros no.

Se ha referido en este sentido al concurso de hemodiálisis ambulatoria que la Conselleria de Sanidad ha sacado a licitación recientemente.

El consejero delegado de Ribera Salud ha afirmado que existen muchas fórmulas de colaboración, no solo las concesiones -como la existente en el departamento de salud de la Ribera-, y en otras comunidades autónomas hay diferentes modelos, así como en el ámbito nacional donde Muface ha sido apoyada por los sucesivos gobiernos y por los sindicatos.

Según ha indicado, Ribera Salud únicamente ha recibido la carta de anuncio de fin de la concesión y está a la espera de conocer cómo se va a desarrollar el proceso de reversión, y hasta el momento no se ha mantenido ninguna reunión al respecto.

Ha recordado que la inversión del grupo sanitario en la comarca de la Ribera ha sido la mayor de la historia en la sanidad pública valenciana (140 millones), después del hospital La Fe, y ha creado 6.000 puestos de trabajo en "épocas difíciles", en las que la iniciativa privada ha sostenido el modelo de bienestar.

Esa inversión se ha realizado no solo en el hospital de Alzira o en alta tecnología, también en centros de salud, según De Rosa, que ha recordado que el grupo empezó en Gabarda, Tous, Favara y Alzira y ha puesto camas de observación en los centros de salud de Sueca, Carlet o Benifaió. "Eso es pionero en la Comunidad Valenciana y en España, y es un ejemplo internacional", ha dicho.

Ha destacado el valor de Ribera Salud en generar "bienestar" y crear empleo en "momentos muy difíciles", y ha ofrecido la "mano tendida" a la administración, a la que ha pedido que tome las decisiones a partir de datos.

"Estamos seguros de que la administración lo tendrá todo previsto -en el proceso de reversión- y lo único que le pediría es que cuanto menos incertidumbre se cree, mejor", según De Rosa, que ha insistido en que está a disposición de la Generalitat para llevar a cabo "un proceso transparente y ajustado a la legalidad".

Alberto de Rosa ha indicado desconocer cuánto podría suponer la reversión de la gestión a la Generalitat, y ha añadido que los datos del grupo son que los ciudadanos esperan 60 días menos para ser operados y el hospital de Alzira tiene una cartera de servicios mayor.