Las Provincias

Marzà abre un nuevo frente con las concertadas tras el recorte de aulas

El nuevo anuncio de la Conselleria de Educación ahonda en la herida creada en la relación entre el conseller del ramo, Vicent Marzà, y las escuelas concertadas, una relación tirante desde la llegada del conseller y agravada después de las protestas que el pasado mes de mayo los colegios concertados organizaron en toda la Comunidad Valenciana.

El último enfrentamiento ha llegado al comienzo de este curso, cuando la Mesa por la Educación en Libertad alertó de que se celebrarían nuevas protestas en la calle como las del pasado mes de mayo si continuaban medidas que consideran perniciosas como el recorte de aulas concertadas, el nuevo modelo de Infantil, los cambios en la admisión escolar y el tratamiento diferenciado del alumnado de las universidades privadas.

Además, a comienzos de este verano los colegios concertados supieron que los que habían decidido no hacer bancos de libros tienen que guardar los ejemplares en sus instalaciones hasta que se decida qué hacer con ellos. Y eso que se trata de manuales que son propiedad de los respectivos ayuntamientos. Son los que al finalizar el curso pasado tuvieron que recoger de las familias acogidas al programa, que debían entregarlos si querían optar a los doscientos euros de la ayuda. Es decir, están subvencionados con el dinero público de Xarxallibres. A la postre, acumularán polvo a la espera de que se les dé un uso práctico, que en muchos casos no llegará hasta los próximos meses, ya comenzado el curso.

Y a todas estas 'patatas calientes' que tiene el conseller Marzà encima de la mesa se suman movilizaciones como las de los estudiantes de las universidades privadas que siguen sin prácticas en centros públicos. Cabe destacar que los colegios concertados no han descartado realizar nuevas movilizaciones en la calle como las del pasado mes de mayo, cuando los colegios de Alcoy organizaron manifestaciones contra el cierre de aulas. A estas concentraciones siguieron las montadas en colegios como el Claret de Xàtvia, donde los padres esperaron al conseller Marzà que acudió a un acto en la Casa de la Cultura con pancartas que rezaban lemas como 'Els pares i mares volem triar' o 'Pel dret a triar col·legi'.

El mismo mes una concentración en Alicante reunió a más de 10.000 personas. Fue la segunda protesta pública que tuvo lugar tras conocerse la eliminación de aulas de la concertada. La semana anterior cerca de 3.500 personas se manifestaban en Alcoy. Este recorte en aulas se redujo esa misma semana, lo que desde la Mesa interpretaron como una victoria de los colegios concertados motivada por las concentraciones en la calle que, ahora, podrían volver tras el anuncio de ayer por la tarde.