Las Provincias

Educación apunta ahora a la eliminación de conciertos de Bachillerato y FP

Reunión del conseller Marzà con representante de las Escuelas Católicas de la Comunitat. :: lp
Reunión del conseller Marzà con representante de las Escuelas Católicas de la Comunitat. :: lp
  • La Conselleria se justifica en el programa electoral y las Escuelas Católicas temen que la medida afecte a familias de noventa centros

«Supresión progresiva de la concertación de las unidades no obligatorias de la educación, es decir, el Bachillerato y la Formación Profesional». Así rezaba el vigésimo punto en el apartado 'Educación' del programa electoral con el que Compromís concurría a las elecciones autonómicas hace algo más de un año y que ahora sigue generando «inquietud» entre la red de centros educativos concertados en la Comunitat. Eso es lo que reveló ayer Vicenta Rodríguez, la secretaria autonómica de Escuelas Católicas, al término de una extensa reunión de 100 minutos con el conseller de Educación, Vicent Marzà, donde, se reafirmó, según las declaraciones de Rodríguez, en la propuesta educativa de la formación al señalar que «los programas electorales están para cumplirlos».

Tras un encuentro que la secretaria autonómica de Escuelas Católicas calificó de «acogedor y muy positivo», Rodríguez confió ayer en que el conseller de Educación tenga una «mano tendida» para encontrar «una solución que no sea tan drástica, radical y exigente» como la supresión del concierto en la formación postobligatoria, medida que afectaría a noventa centros de las Escuelas Católicas.

Pero la afirmación «drástica» por parte de la Conselleria acerca de su voluntad de cumplir el programa electoral acrecentó «la preocupación» de los representantes de Escuelas Católicas al ser además respaldada ayer por el secretario autonómico, Miguel Soler, también presente en el encuentro. Soler indicó, según explicó Escuelas Católicas, que la supresión de los conciertos «no es un rumor» y que «son aspectos que forman parte de los programas electorales tanto de Compromís como del PSPV». «La afirmación ciertamente indica que se quitan (los conciertos) y son muchas familias las que eligen centros privados -concertados de Escuelas Católicas para que sus hijos sigan cursando estudios tanto de Formación Profesional como de Bachillerato», aseveró Rodríguez.

Ahora el colectivo al que representa Vicenta Rodríguez deposita sus «esperanzas» en la próxima reunión prevista con el conseller Marzà, acordada ayer, en la que se abordará nuevamente la cuestión de los conciertos en enseñanza no obligatoria y en la que las Escuelas Católicas «esperan» una «alternativa» a la supresión de estos conciertos, que se deberán plantear otra vez en enero del próximo año. «Es un tema suficientemente fuerte, grave y duro para que lo dejemos simplemente diciendo que no hay conciertos para la formación postobligatoria».

Por el momento, en las próximos meses Escuelas Católicas enviará sus propuestas a la Conselleria para resolver las cuestiones que atañen a los conciertos de los que dependen «multitud de puestos de trabajo que actualmente se desempeñan en estas etapas educativas».

Por otra parte, también la secretaria autonómica de Escuelas Católicas anunció con respecto a los temas tratados relativos al resto de niveles educativos en los centros concertados que «hemos dado por hecho que si hay demanda social se van a respetar lo demás conciertos y van a continuar con normalidad y sin grandes preocupaciones». Sin embargo, Vicenta Rodríguez constató que el conseller ha defendido el arreglo escolar -en referencia al cierre de algunas aulas-, pero que «sí se ha abierto una posibilidad respecto al centro de las Hijas de la Caridad de Alicante al que no concedió la FP Básica». De hecho, Escuelas Católicas aseguró que hay «una predisposición» a reconsiderar la negativa a este centro.

Otra de las cuestiones que se puso sobre la mesa ayer fue el programa XarxaLlibres, por el que representantes de Escuelas Católicas y Educación se han emplazado a un futuro encuentro para «buscar una solución a la problemática» relativa a la facturación, plazos y a la acumulación de tareas administrativas para llevar a cabo el banco de libros al que se han sumado para este curso el 73% de los centros del colectivo. El objetivo, conseguir que para el próximo año «prácticamente todos» los institutos y escuelas concertadas se acojan a la iniciativa.