Las Provincias

La destrucción de empleo después del verano se reduce en la provincia con respecto a 2015

  • Alicante registra en septiembre 957 parados más, frente al repunte de 1.273 del año 2015, y hay 2.321 afiliados menos frente a 3.408 al reducirse los despidos en los servicios

La provincia ha destruido tras el verano, en el mes de septiembre, menos empleo real que en el mismo mes del año anterior y ha aumentado menos el paro que entonces. Es uno de los principales datos que deja la estadística del Ministerio de Empleo sobre el desempleo y los cotizantes en la Seguridad Social y que sitúa a Alicante con 957 parados más y la pérdida de 2.231 afiliados. Esta evolución más positiva en septiembre, un mes en el que se nota con toda su intensidad el cierre de de la temporada alta de verano, está directamente relacionada con el mejor comportamiento del sector servicios, donde ha habido menos despidos que hace justo un año.

Si el paro repuntó en 3.545 personas en septiembre del pasado año, en el mismo mes de 2016 el sector se vio afectado por 2.741 nuevos desempleados. Son ochocientos parados menos que, al final, se reflejan en el total, pues el resto de sectores ha funcionado muy a la par que hace un año. Así, la agricultura reduce el paro en 271 personas, la industria en 1.051 y la construcción en 661. El grupo de sin empleo anterior incrementa la cifra en 198.

Pese al mejor comportamiento global del mercado de trabajo alicantino en plena crisis institucional en España, la lectura que hacen los sindicatos es, de nuevo, en clave de alerta hacia lo que consideran una precarización total del mercado de trabajo. El responsable de Empleo de CC OO en l'Alacantí-Les Marines, José María Ruiz Olmos, vincula directamente el aumento del paro en 957 personas con el fin de la campaña turística. Advierte de que el aumento del paro en servicios en septiembre, de 2.742 personas, triplica el que se produjo en agosto, como suele ser tradicional. «El dato sigue mostrando un mercado productivo estacional que recurre a la contratación coyuntural y precaria, extremadamente empobrecida, para dar respuesta al aumento de la demanda vacacional», indica Ruiz Olmos. Tras reiterar que la «rentabilidad del sector turístico está cimentada sobre la explotación laboral», alerta de que la reducción de 16.662 parados en los últimos doce meses se produce por «el efecto desánimo» de quienes ya no se apuntan en las listas de empleo del Servef y por la contratación precaria que sustituye el empleo a tiempo completo por el de jornada parcial. «Esto se aclara nítidamente con el dato de contratación y afiliación a la Seguridad Social», subraya el sindicalista, que pone el acento en los 2.321 cotizantes menos, pese a haber 15.412 contratos más. «Más contratos para menos personas trabajando indican la corta duración de los contratos y la sucesión de contratos». Además, CC OO destaca que el 90,5% de los contratos son temporales, porcentaje que se repite mes a mes.

Además, subraya que la industria, que «usa la mala práctica de despedir plantilla durante las vacaciones de verano», como se reflejó en el dato de agosto, recupera parte de ese empleo destruido y reduce el paro en 1.051, una cifra que es, según CC OO, insuficiente, justo la mitad del empleo que se perdió el mes anterior (unos dos mil).

Desde UGT, su secretaria territorial en Alicante, Yaissel Sánchez Orta, también destaca la precarización del mercado laboral alicantino. «Como en años anteriores, septiembre revela una situación de supervivencia bajo el paraguas de la temporalidad, sobre todo en el sector de los servicios y afecta más a las mujeres». «Esta situación nos deja un escenario repetitivo en esta época del año basada en el modelo precario de la contratacion temporal y su finalización», añade Sánchez Orta. UGT también incide en el descenso de 1.051 parados en la industria, lo que recupera algo la destrucción en agosto, «pese a que en ese mes algunos sectores, como juguete y turrón, comienzan ya con la campaña navideña».No destaca los despidos masivos de contratados eventuales por el cierre vacacional.

El secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, se agarra con fuerza al dato autonómico positivo. «Hoy, la Comunitat tiene 64.800 afiliados más que hace un año, lo que confirma la ligera recuperación del mercado de trabajo en la Comunitat» y lo vincula con el fin de la campaña estival. El paro se incrementa en la Comunitat en 324 personas. En cualquier caso, tres veces menos que en Alicante. Además, remarca el mejor comportamiento del mercado de trabajo en sectores como la construcción o la industria que no están tan afectados por la estacionalidad, según el secretario autonómico. «Son cifras que nos invitan a ser prudentemente optimistas. No vamos a caer en triunfalismos, pero el mercado de trabajo en la Comunitat lleva una constante de crecimiento el último año que refleja una ligera recuperación», sentencia Nomdedéu.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, indica que los datos del paro reflejan que la Comunitat «es donde mejor comportamiento ha tenido en el pasado año la creación de empleo» y reconoce la contribución del «músculo empresarial», en alusión a los 64.853 afiliados más en los últimos doce meses, el tercer mayor incremento absoluto por autonomías.