Las Provincias

Un conocido procurador de Torrevieja muere al caer por el hueco de la escalera

Empleados de la funeraria trasladan el cadáver.
Empleados de la funeraria trasladan el cadáver. / Joaquín Carrión
  • La Guardia Civil mantiene abierta una investigación para determinar las circunstancias en las que se produjo el suceso

La Policía Judicial de la Guardia Civil investiga las causas del fallecimiento del procurador oriolano afincado en Torrevieja Bernardo Penalva Riquelme, de 62 años, cuyo cuerpo fue encontrado ayer a primera hora de la mañana en el portal del edificio donde residía, en el número 1 de la calle Joaquín Chapaprieta, junto al Casino.

Los primeros indicios apuntan a que el finado se precipitó por el hueco de la escalera desde la sexta planta, donde se encuentra su vivienda, y el cadáver fue localizado en la entrada del edificio poco después de las siete de la mañana.

Enseguida se desataron las hipótesis sobre la causa de su fallecimiento, aunque después se conoció que había quedado con un amigo para salir a pescar, que era una de sus aficiones preferidas. El amigo se mostró extrañado del retraso de Penalva y al poco tiempo conoció que había fallecido.

Una de las posibilidades que más fuerza han cobrado, y que explicaría lo sucedido, es que el malogrado procurador se encontró indispuesto al salir de su domicilio y cayó de forma fortuita por el hueco de la escalera.

Muchos curiosos y vecinos de esta céntrica zona de Torrevieja presenciaron el levantamiento del cadáver a cargo del juez forense y su posterior traslado por los servicios funerarios.

El procurador de Orihuela gozaba de una gran popularidad en Torrevieja, sobre todo en el entorno del Real Club Náutico, de donde era asiduo y por tanto la noticia de su muerte ha causado un hondo pesar en la ciudad.