Las Provincias

Los valencianos podrán desgravarse el 21% de los abonos culturales

  • Los ciudadanos con una renta inferior a 50.000 euros podrán aprovechar el ahorro hasta un máximo de 150 euros al año

Los valencianos con una renta inferior a 50.000 euros se podrán desgravar el 21 % de los abonos culturales de cine, teatro o festivales de música, hasta un máximo de 150 euros al año, dentro del objetivo de la Generalitat de "revertir el peaje cultural" aplicado por el Gobierno del PP a los ciudadanos.

Así lo ha explicado hoy el conseller de Educación, Vicent Marzà, quien ha destacado que la valenciana es la primera autonomía que aplicará esta medida, que implicará que la Generalitat deje de ingresar medio millón de euros, si bien se espera que el consumo de los valencianos en cultura aumente en 2,5 millones durante 2017.

La iniciativa se aplicará en los teatros, auditorios y espacios públicos que forma parte del Institut Valencià de Cultura, y en las empresas privadas del sector cultural que se adhieran mediante un convenio a la medida.

De esta forma, las personas que quieran beneficiarse de la deducción deberán facilitar su DNI al comprar el abono cultural, con lo que de manera automática aparecerá la desgravación en el borrador de la declaración de Hacienda, igual que cuando se hace una donación a una ONG.

Como ejemplo, el conseller ha explicado que una persona que compre una entrada de un festival de música que dure tres días y valga 100 euros, con dar sus datos fiscales a la empresa organizadora se podrá desgravar automáticamente en la declaración de la renta 21 euros.

Asimismo, si se compra una abono de cinco entradas por 60 euros en una sala de teatro que tenga convenio con el Institut Valencià de Cultura y se facilita el DNI, en la declaración de la renta aparecerán automáticamente 12,6 euros de desgravación.

Esta deducción está contemplada en la conocida como ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat para el año que viene, por lo que se hará efectiva en la declaración de la renta que se presente en 2018, referida al ejercicio fiscal 2017.

Marzà ha señalado que se trata de una de las principales apuestas culturales del nuevo Gobierno valenciano, que busca combatir la influencia "totalmente negativa" del IVA del 21 %, que ha dejado "a mucha gente fuera del consumo cultural" y del acceso a la cultura.

El conseller ha resaltado que esta medida afectará a las clases medias y bajas, que son aquellas que se están quedando "excluidas del acceso a la cultura" por el IVA cultural del 21 %, y ha resaltado que supondrá que haya más gente con capacidad de poder ir al cine, al teatro o a un festival de música.

En su opinión, se trata de una iniciativa "muy importante para la democratización del acceso de la cultura, pero sobre todo" para que "se vuelva a consumir más cultura", porque el objetivo es que "la cultura esté en todas las casas".

El conseller ha considerado que, además de beneficiar al conjunto de la población, esta propuesta beneficiará también a las industrias culturales y creativas, en especial a las valencianas, y constituye una "alternativa a una política cultural totalmente destinada a alejar a la gente de la cultura".

Marzà ha admitido que se trata de una "apuesta humilde", ya que la infrafinanciación de los valencianos conlleva tener que ir "paso a paso" en los recursos que se destinan a la cultura, y ha señalado que si pudieran lo aplicarían para cualquier entrada cultural, pero no disponen de los recursos suficientes.

"Pese a tener menos recursos, tenemos otras prioridades. La cultura no es lujo, debe ser para todos y servir para hacer una ciudadanía más crítica", ha manifestado el conseller, quien ha explicado esta medida en el Museo de Bellas Artes, acompañado por el president de la Generalitat, Ximo Puig.