Las Provincias

La Comunitat, a la cola de España en pago de rentas a personas en riesgo de pobreza

  • Un estudio señala a los jóvenes como el «colectivo más desfavorecido», con una caída de 5.000 euros del nivel de renta

valencia. La conclusión del Observatorio de Pobreza y Exclusión de la Comunitat Valenciana es rotunda: la protección social en la región «llega a menos valencianos y con menos intensidad que en otras autonomías y está por debajo de la media nacional». A pesar de que la renta media de que disponen los hogares valencianos frena por primera vez una caída que se mantenía desde 2007, los baremos que marca el estudio 'Medio Ambiente y Política Social. Análisis y pesrpectivas Comunitat Valenciana 2016' sitúan la región a la cola de España en pago de rentas de inserción mínima (la destinada a las personas con mayor riesgo de pobreza), en ayudas de dependencia, en caída de renta entre los más jóvenes y el incremento de la «intensidad de la pobreza, que indica el grado en que son pobres» los valencianos en esta situación.

La disección de los datos del informe es en este caso obra de Enrique Lluch, director de Economía y Empresa de la Universidad CEU Cardenal Herrera, Eduardo Esteve, profesor del citado departamento, y el profesor de Economía Aplicada de la Universitat de València, Miguel Torrejón.

«En la Comunitat siguen respondiendo a la definición de pobreza una de cada cinco personas», como indican los responsables del estudio. Y todo ello a pesar de que la renta en 2014, el último año analizado por el informe, se recupera tras siete años de desplome. No es que aumente, pero la «leve caída de los precios» hace que la renta de las familias mejore. Aún así, si la renta media de los hogares valencianos era de 15.295 euros en 2007 a los 14.021., un retroceso del 18,5%. Pero los más desfavorecidos son en esta ocasión los jóvenes valencianos. Para ellos, como señala el análisis del Observatorio (en el que colaboran el CEU, Cáritas y la Fundación FOESSA), el desplome de la renta es del 30%, o lo que es lo mismo, de pasar de tener una renta media de 17.200 euros a tener 12.000 euros, casi 5.000 euros de pérdida de poder adquisitivo.

Las mujeres, con peor sueldo

Por contra, los mayores de 65 años, «cuyas rentas no están sujetas a la dinámica del mercado», ven como su renta crece un 5% en 2014. «También llama la atención que las rentas de las familias cuyo sustentador principal es un hombre son un 3% superiores a cuando se trata de una mujer», detalla Lluch, otra prueba de la brecha salarial entre los asalariados masculinos y femeninos. El estudio refleja además que las desigualdades entre los que más y menos tienen se han agudizado. El 25% de los hogares con menos ingresos sólo controlan el 10% de la renta, mientras que el 25% de los que más tienen, controlan el 45%, un 350% más. «Las desigualdades empeoran en los extremos», lamenta Enrique Lluch.

El maltrato en prestación social en la Comunitat (con cifras de 2014) queda constatado con el número de personas beneficiarias de las rentas mínimas de inserción, «la última malla de protección» por parte del Gobierno autonómico antes de caer en la exclusión social, como explica el informe. Ese año había en la región 15.127 personas recibiéndola. Una cifra ridícula en comparación con el resto de España. La cifra representa el tres por mil de la población valenciana, cuando la media nacional se situaba en 5,7 por mil. A años luz del País Vasco, la comunidad con mejor protección social de España, con rentas mínimas para el 36 por mil de los habitantes.

Como ya ha venido denunciando LAS PROVINCIAS, la situación no es mejor para las personas que reciben ayudas por dependencia. Lo explica el propio Enrique Lluch: «El 0,87% de la población valenciana es beneficiaria de estas ayudas que conceden las comunidades autónomas, frente al 1,71% de la población estatal, aunque hay que tener en cuenta como una de las principales causas el bajo número relativo de solicitudes, que solo constituyen el 6,6% de todas las presentadas en España».