Las Provincias

Denuncian la agresión de una educadora a compañeras y a un alumno en el colegio Lluís Guarner de Valencia

  • La asociación de madres y padres de alumnos del centro alerta de la «flagrante falta de recursos humanos» vivida en el centro, en el que hay 30 escolares con necesidades especiales

La asociación de madres y padres de alumnos (AMPA) del colegio Lluís Guarner de Valencia ha denunciado hoy la "flagrante falta de recursos humanos" vivida en el centro, en el que hay 30 alumnos con necesidades especiales, así como la "agresión física" de una nueva educadora a compañeras y a un alumno.

En un comunicado, los padres del centro han explicado que la escuela "desde hace ya bastantes cursos" solo cuenta con un aula CYL, (unidad específica de comunicación y lenguaje), con una ratio baja de 8 alumnos con necesidades educativas especiales frente al total de 30 alumnos con estas necesidades en el colegio.

"Los recursos humanos destinados para atender a estos alumnos están muy lejos de ser los adecuados, impidiendo la correcta atención de los alumnos con necesidades educativas especiales y de todo el resto de alumnado", han lamentado.

Desde el centro se han referido a la llegada de una nueva educadora que "desde el primer momento no ha cumplido sus obligaciones, ni sus horarios, causando malestar con los compañeros y creando situaciones de tensión".

"Sin duda el hecho más grave, entre otras actuaciones peligrosas, se produjo en el comedor, donde se produjo una discusión con uno de los niños con necesidades especiales, al que quería obligar a comer un alimento que no estaba en su dieta habitual", han explicado desde el AMPA.

Ante la negativa del alumno, han añadido, la educadora "terminó arrastrando al pequeño por tierra desde la silla", y el incidente "acabó en agresión física a dos monitoras que intervinieron, las cuales presentaron las denuncias pertinentes".

Desde la Conselleria de Educación se ha informado de que la dotación del aula CyL del CEIP Lluis Guarner es de un educador y dos docentes; y que además el centro dispone de otros dos docentes.

Asimismo, se ha señalado que la persona a la que se hace referencia está de baja y que desde la Conselleria se ha abierto expediente disciplinario que implica suspensión de funciones y que "se están realizando las medida oportunas para sus sustitución".

Los padres y madres del centro han lamentado que la escena protagonizada por la educadora "fue presenciada por cantidad de alumnos, lo que queda lejos del ambiente propicio para los menores".

El AMPA pidió tanto a la dirección del centro como a la inspección educativa de la Conselleria de Educación que "tomara parte y apartara a la educadora de los alumnos" dado "el peligro que conllevan sus actitudes".