Las Provincias

La Comunitat registra siete rupturas por cada diez nuevos matrimonios

  • La región valenciana es la cuarta con una mayor tasa de fracasos nupciales y duplica el número de divorcios en apenas una década

Que las desavenencias matrimoniales están hoy a la orden del día es una realidad, sobre todo si se comparan con las registradas en décadas anteriores, pero hay regiones en las que la problemática se agrava especialmente. Una de ellas es la Comunitat, que se ha situado entre las cuatro primeras autonomías españolas que cuentan con una mayor tasa de rupturas nupciales tras haberse producido siete divorcios, separaciones o nulidades por cada diez matrimonios constituidos en el año 2014.

Los datos forman parte de las conclusiones del informe de la 'Evolución de la Familia en la Comunidad Valenciana 2016' presentado ayer por el Instituto de Política Familiar, de donde se desprende en concreto que en el año 2014 se produjeron 17.065 enlaces al tiempo que se formalizaron 12.388 rupturas familiares. De ahí que la tasa de ruptura matrimonial en la Comunitat se sitúe en el 0,73 -por encima del 0,65 en la que está la media nacional- y que la región quede sólo por detrás de Canarias (0,86), Asturias (0,74) y Cataluña (0,74).

El informe también revela que la evolución de los divorcios en la Comunitat ha tenido un «crecimiento espectacular» en diez años al pasar de 6.149 en el año 2004 a 11.789 en el 2014, lo que refleja que en una década han aumentado un 92% estas rupturas que, por otra parte, representan el 95% de las que se dan. Como consecuencia, la población separada o divorciada de la Comunitat alcanzó en 2014 las 288.200 personas y supone ya el 6% de la población adulta de la región.

Menos matrimonios

Con respecto al número de enlaces, la Comunitat ha experimentado un decrecimiento al registrarse un 20% menos de matrimonios en 25 años tras pasar de 22.282 uniones en el año 1990 a 17.796 en 2015. Por esa razón, la tasa de nupcialidad -número de matrimonios por cada 1.000 habitantes- «se ha desplomado» hasta el 3,51 en 2014 cuando a principios de siglo se situaba en el 6. Y de las parejas que finalmente deciden casarse, los datos elaborados por el Instituto de Política Familiar elaborados a partir de las estadísticas del INE reflejan que tres de cada cuatro parejas (el 76%) optan exclusivamente por un matrimonio civil. De hecho, de los 17.796 enlaces que se produjeron en 2015 ya son 13.528 las bodas que se celebran únicamente por lo civil. A ese respecto, el crecimiento de esas uniones ha sido nuevamente «espectacular» -del 136%- al pasar de 5.000 en el año 2000 a 13.500 en el año 2015.

Ligada a la situación de las parejas sentimentales en la Comunitat se encuentran los nacimientos en la región que cada vez más se producen fuera del seno del matrimonio. El presidente del Instituto de Política Familiar (IPF), Eduardo Hertfelder, reveló ayer que 4 de cada 10 hijos nacieron fuera del matrimonio, a lo que se suma el hecho de que cada vez las familias tengan menos hijos y más tarde. El estudio del IPF muestra también que la media de edad a la que se tienen hijos se sitúa a los 31,66 años y que el índice de fecundidad por mujer en la Comunitat está en 1,32 hijos, «muy alejado», según Hertfelder, del nivel de reemplazo generacional (2,1).

Ante esta situación, la presidenta del IPF en la Comunitat, María del Carmen Mateu, advirtió que los problemas de la familia valenciana «se están agravando» y el «futuro es desolador», por lo que criticó que «no exista ningún organismo específico» dentro de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y que «la familia haya desaparecido de la administración valenciana».

En ese sentido, Mateu lamentó que en la Comunitat «no exista ni voluntad política ni medidas ni planes de apoyo a la familia que resuelvan su distinta problemática», ya que la familia valenciana cuenta con ayuda directas «reducidas» a nivel estatal e «inexistentes» en el ámbito autonómico.