Las Provincias

La obra de mejora de la A-3 en Xirivella se reanuda tras un año

valencia. El Ministerio de Fomento anunció ayer la reactivación de las obras de mejora del acceso de Xirivella a la A-3, en concreto, la supresión del punto negro en el que había una señal de 'Stop'. Como publicó LAS PROVINCIAS este lunes, los trabajos estaban paralizados desde junio del año pasado al no haberse aprobado la modificación del proyecto inicial tras aparecer una eléctrica de media tensión.

Según denunció la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana, el coste apenas era de 1,1 millones. Los trabajos habían comenzado en febrero de 2015 y tendrían que haberse prolongado durante seis meses.

Según informó Fomento, para resolver el problema surgido en la cimentación de la primera pila, se ha optado por modificar la geometría prevista. De esta manera, se evita afectar a las cuatro líneas eléctricas, dado que desviarlas hubiera supuesto la tramitación de un expediente de larga duración, la afección al suministro eléctrico y un elevado coste económico. Está previsto que los trabajos concluyan en tres meses.

La actuación consiste en la ampliación del viaducto de la A-3 sobre el río Turia en su calzada sentido Valencia para los vanos sobre la V-30, en sentido hacia el puerto. La estructura nueva cuenta consta de tres vanos con una longitud de 543 metros y las pilas están formadas por pórticos de dos fustes de 0,80 metros de diámetro y unidas por un dintel de 1,50 metros de ancho y 1 metro de canto.

La cimentación de las pilas se ha resuelto mediante dos pilotes de 1 metro de diámetro y 19,50 metros de longitud, unidos entre sí por un encepado. Para evitar la afección a la línea eléctrica, se ha hecho un apoyo excéntrico de los tableros a la altura de la pila número uno.