Las Provincias

El Consell trasladará a Renfe las quejas por el «menosprecio» al Cercanías a Castellón

Obras del Corredor Mediterráneo en la zona de la estación de Puçol. :: damián torres
Obras del Corredor Mediterráneo en la zona de la estación de Puçol. :: damián torres
  • El regional con destino a Tortosa de las 7.50 horas de la mañana acumula retrasos de hasta una hora en llegar por obras del tercer carril

La Conselleria de Obras Públicas dará otro golpe sobre la mesa el próximo 4 de octubre en la convocatoria de la comisión técnica con Renfe «para trasladar las quejas de los usuarios» de los trenes de Cercanías entre Valencia y Castellón tras denunciar ayer el «menosprecio» del Ministerio de Fomento a los viajeros de estas líneas, que vienen sufriendo continuos retrasos y perjuicios por «la falta de planificación de las obras del tercer hilo».

El director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, Carlos Domingo, advirtió ayer de que «no vamos a permitir que el Ministerio, Renfe y Adif, que son los responsables de las obras del tercer hilo que se están realizando en Castellón y que afecta al servicio diario de tren, sigan menospreciando a los usuarios». Domingo realizó estas declaraciones tras criticar que desde el Gobierno central «siempre se responde con lentitud» ante las continuas exigencias de la Generalitat por cumplir los compromisos adquiridos para paliar «las nefastas consecuencias» de las obras.

Sobre las actuaciones del tercer hilo en Castellón, el director general de Obras Públicas destacó la «falta de planificación notable» y un «grado de improvisación demostrable» contra los que la Generalitat «seguirá trabajando para que los trenes de cercanías entre Valencia y Castellón sean de primera calidad».

En ese sentido, uno de los principales problemas que atenta contra esa calidad del servicio lo representan las demoras en llegar a Castellón a causa de las obras. Ayer mismo se produjo un nuevo capítulo de retrasos, esta vez en el convoy regional que partía de Valencia a las 7.50 horas de la mañana y que acumuló un retraso de hasta una hora en llegar a Castellón, según denunciaron los afectados. Desde Renfe confirmaron esta demora, que al parecer se prolongó con motivo de las obras, pero se inició a la hora de la salida del convoy -con 20 minutos de retraso- al haberse de acoplar «una segunda unidad» en el tren con el objetivo de ampliar la capacidad en el número de viajeros.

Ante la problemática, el director general de Obras Públicas, Carlos Domingo, defendió la «prioridad» en mejorar el servicio de Cercanías «por el gran número de personas que depende de ellos». En concreto, son cerca de 8.000 las personas que viajan diariamente en la línea C-6 de cercanías, una cifra que ahora representa la mitad de las que lo hacían antes de iniciarse las obras.

Por su parte, el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, también se pronunció ayer ante las molestias ocasionadas a los viajeros y aseguró que el grueso de los trabajos se concentra por la noche «para no perturbar la circulación» y que los índices de puntualidad de los trenes «están ahora al 85 %». Además, añadió que no ve «necesaria» la transferencia a la Generalitat de las competencias de los trenes de Cercanías pedida por el presidente para «mejorar» la gestión de las líneas ante los retrasos causados por las obras del Corredor Mediterráneo.