Las Provincias

Los bous al carrer vuelven a superarse en festejos a pesar del veto político

Un aficionado esquiva de un salto la embestida de un toro durante los bous al carrer de Puçol. :: irene marsilla
Un aficionado esquiva de un salto la embestida de un toro durante los bous al carrer de Puçol. :: irene marsilla
  • La Comunitat ya suma 66 citas taurinas más que el año pasado gracias al incremento de actos en pueblos donde no ha habido supresión

Cuando todavía no ha concluido la temporada de bous al carrer, un dato parece claro: ni las supresiones directas, ni la reducción de ayudas a peñas, ni las consultas populares sobrevenidas tras el cambio de gobierno el año pasado han puesto barrera a la afición por el toro callejero. Es más, la tradición se ha hecho más fuerte de lo que ya era en la Comunitat. Según la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, con competencia en los festejos, a 31 de agosto ya se habían celebrado este año 6.215 actos taurinos, 66 más que en 2015 por las mismas fechas.

Así pues, la fiesta mantiene un pulso firme y el año en curso podría acabar incluso con más jornadas taurinas que 2015, donde se alcanzó el hito de 8.500 festejos de bous en tierras valencianas. Ya entonces se marcó un incremento del 8% respecto a 2014.

De acuerdo con las mismas fuentes, fueron 282 los pueblos de la Comunitat que en 2015 incorporaron los bous al carrer a sus celebraciones locales, sólo uno menos que en 2014. En el año del cambio político y de la llegada a los ayuntamientos de políticos con pocas simpatías hacia los bous fueron siete los pueblos que, por unas o por otras razones, vieron desaparecer los toros de sus calles y plazas portátiles. En concreto, Alzira, Càrcer, Favara, Gandia, Segart, Xirivella y Villanueva de Castellón. Sin embargo, otros pueblos iniciaron o retomaron ese año el testigo de los bous. Fueron Alfarp, Beniparrel, Camporrobles, Chella, Navarrés y Quart, según la agencia de Seguridad y Emergencias.

Además de esta cuestión matemática que equilibra el mapa de los bous (se han marchado siete pueblos pero han llegado seis), el presidente de la Federación de Peñas de Bous al Carrer y de la Unión Taurina, Vicente Nogueroles, hace referencia a la «solidaridad y apoyo» que reina entre los aficionados.

Un buen ejemplo se vivió con la multitudinaria manifestación que las pasadas Fallas reunió a 30.000 personas con un claro mensaje: respeto a la tradición. Nogueroles añade, además, otro factor clave: «en algunos pueblos vecinos a otros donde ha habido oposición a los bous ha aumentado el número de festejos precisamente para atraer a esos aficionados que perdían la oportunidad de disfrutar de la tradición».

En cuanto al balance de muertos y heridos, la agencia autonómica contabilizaba dos fallecidos y casi 300 heridos hasta el pasado 14 de septiembre. El año pasado se saldó con siete personas fallecidas y sumaba 913 heridos a mediados de agosto, lo que significa que las desgracias van en descenso.