Las Provincias

«El hiyab es un acto de fe y no debe prohibirse ni imponerse»

Mariam Bouroni, en el Centro Cultural Islámico. :: efe
Mariam Bouroni, en el Centro Cultural Islámico. :: efe
  • Mariam Bouroni Nueva presidenta del Centro Cultural Islámico de Valencia

  • Trabajadora social e hija de un refugiado político, asegura que la sociedad española debe distinguir entre Islam y terrorismo

valencia. La nueva presidenta del Centro Cultural Islámico (CCI) de Valencia, Mariam Bouroni, cree que debe prevalecer el derecho a la educación, al trabajo y a la libertad religiosa sobre la prohibición a llevar hiyab, prenda que supone «un acto de fe» y cuyo uso es una decisión «personal y libre» de la mujer musulmana. «No debe prohibirse ni imponerse», estima.

Bouroni asegura que «nadie es quien» para obligar a una mujer a llevar velo. Incluso algunas practicantes del Islam deciden no hacerlo «y no son menos musulmanas».

Según afirma, esta «lucha» no es solo de Takwa Rejeb, la alumna a la que se prohibió asistir a sus clases en un instituto por llevar velo, sino de «otras que se han encontrado con esas barreras». «Son estereotipos y prejuicios arraigados en la sociedad», afirma Bouroni, quien insiste en que llevar el velo no es una imposición del hombre sobre la mujer. «Si existen casos en los que su uso es impuesto, como mujeres musulmanas somos las primeras que luchamos contra esa imposición, porque defendemos la libertad», afirma.

Bouroni nació hace 31 años en Túnez. A los 4 tuvo su primer contacto con España, donde llegó con su familia porque su padre era un refugiado político. Ya con 11 años se instaló en Valencia, donde cursó estudios. Hoy es trabajadora social en una organización que atiende a refugiados.

Según afirma, frente al tópico de que la religión musulmana es machista, una de las políticas del Centro Islámico es el «empoderamiento» de jóvenes y mujeres hacia las responsabilidades y hacia una participación más visible en la sociedad. «En nuestra religión los hombres y las mujeres tenemos los mismos derechos y obligaciones». Aunque cree que la actitud de los españoles hacia los musulmanes «ha ido mejorando» , considera que hay «mucho trabajo que hacer», especialmente cuando hay un atentado terrorista. «Tenemos que hacer distinguir que Islam no es terrorismo».