Las Provincias

El edificio y los materiales pasarán a la Administración

  • Las inversiones realizadas a lo largo de los años de la concesión también se revierten a la Generalitat

La Generalitat hizo públicos a través de su portal de Transparencia, los documentos relacionados con el contrato de concesión que desde el 31 de marzo de 2003 rige la relación entre la Administración y Ribera Salud para la gestión del departamento de La Ribera, en el que se encuentra el Hospital de Alzira.

La lectura de esa información descubre los pasos a seguir. El apartado dedicado a la reversión apunta que «finalizado el plazo de la concesión el servicio revertirá a la Administración, así como la propiedad libre del hospital y todo su equipamiento».

En tanto que una de las partes, la Generalitat, ya ha anunciado que no habrá prórroga del contrato, este finalizará el 31 de marzo de 2018, y la empresa adjudicataria deberá entregar «el edificio, instalaciones y equipamiento a que este contrato le obliga, en el estado de conservación y funcionamiento adecuados».

También revertirán el resto de centros y equipamientos que están gestionados por el concesionario, así como las inversiones realizadas.

En cuanto a la gestión del servicio público «deberá producirse la reversión en condiciones normales de prestación».