Las Provincias

El tripartito busca la fórmula legal para mantener a los vecinos de la lonja del Cabanyal

valencia. El Ayuntamiento se ha comprometido con los vecinos que habitan las 40 viviendas de la antigua lonja de pescadores del Cabanyal a estudiar su permanencia en estas casas, después que haya terminado la concesión.

Si bien la concejal de Vivienda y Gestión del Patrimonio, María Oliver, recordó ayer a la plataforma Veïns Units de la Llotja del Cabanyal (Vullc) que la concesión ha expirado y ya no son propietarios del vuelo del edificio -puesto que el suelo es municipal- también dijo que van a estudiar la fórmula jurídica para garantizarles que puedan seguir viviendo allí. Indicó que van a estudiar caso por caso y verán cómo garantizar que los descendientes puedan quedarse en estas casas de la calle Eugenia Viñes.

Oliver les indicó que el Ayuntamiento quiere asegurarse de que no se venden a terceras personas. «Hay que evitar la especulación, para que no vengan inversores extranjeros», según fuentes municipales.

Desde la plataforma, su portavoz, Manu Ríos, mostró una satisfacción moderada. «Los vecinos queremos que el Ayuntamiento rehabilite las zonas comunes, pero no estamos de acuerdo en pagar alquileres. A los vecinos de las casas de enfrente, de Pavimar, sí les van a permitir comprar el suelo y eso es lo que también pedimos para que no haya agravio comparativo». Los vecinos manifestaron su malestar por enterarse a posteriori del proyecto municipal. «Nos gustaría que hubieran contado con nosotros desde el principio porque nos afecta. Nos hemos emplazado a más reuniones, pero queremos que quede claro que no queremos alquiler, sino comprarlas».