Las Provincias

Un matrimonio de Dénia recibe una factura de agua de 8.200 euros

Un matrimonio de Dénia recibe  una factura de agua de 8.200 euros
  • La pareja desconocía que tenía una fuga en una de las tuberías del jardín, por la que se escaparon en dos meses dos millones de litros

Una fuga de agua en una de las tuberías del jardín de una casa situada en la zona del Montgó de Dénia ha dejado temblando la economía familiar de un matrimonio residente en Dénia. En su vivienda, un unifamiliar sin piscina, pagaba entre 60 y 70 euros cada dos meses por el consumo de agua, pero ahora se enfrenta a una factura de 8.200 euros. Y es que estos vecinos han gastado entre junio y julio dos millones de litros de agua sin percatarse de la fuga que tenían en casa. Por lo tanto, la empresa encargada del suministro en la ciudad, Aqualia, le ha remitido el recibo donde figuran los 8.200 euros a desembolsar.

Los afectados ya se han personado en las oficinas de la mercantil para negociar una rebaja en el pago de esta desorbitada cantidad de dinero, aunque como comentaron los ediles de GD-CU, Miguel Llobell y Pepa Font, ya tienen la amenaza de corte de suministro si no pagan.

Llobell explicó que estos ciudadanos han denunciado los hechos en el Síndic de Greugues y ante el Ayuntamiento para que se paralice el trámite, «porque, además, la empresa no puede cortar el agua de forma arbitraria a nadie, debe contar con la autorización del Consistorio».

Ante este caso y «otros muchos que existen en la ciudad», según dijo la edil Pepa Font, la formación independiente compareció ayer para defender la necesidad de que se regulen las fugas en el Reglamento de Aguas que está en la actualidad en vigor, porque en la actualidad lo que existe es un anexo.

De esta forma, en la Comisión Informativa de Medio Ambiente de ayer por la tarde, el grupo de GD- CU propuso una moción que irá pleno, para la actualización de la Tarifa Especial de Fugas, incorporando en las del servicio de agua una tramo específico de 'Fugas involuntaria'. El objetivo, según explicaron, es que no se penalice a los usuarios que han solicitado y demostrado la involuntariedad de la fuga.

También solicitaron que se recoja en el Reglamento los supuestos «donde se apliquen la minoración de la deuda y/o aplazamiento de su pago en caso de fugas involuntarias, para evitar la discrecionalidad por parte de la empresa y la posible desigualdad de trato hacia los consumidores.

Además, los ediles insistieron en que Aqualia debe tramitar ante la Entidad de Saneamiento la devolución del dinero facturado en los recibos de agua potable del canon de saneamiento, ya que no se corresponden estos consumos destinados a uso doméstico o industrial.

Tanto Llobell como Font recordaron que el verano provoca cambios en la presión del agua y producen roturas de cañerías y fugas. Esto supone un repercusión tarifaria alta, pues a los afectados se les aplica el segundo bloque más caro, «cuando es algo eventual que ellos no provocan y está mas relacionado con el servicio que con el mantenimiento de las tuberías».

Desde Aqualia explicaron que aunque la mayoría de las peticiones realizadas por GD-CU no están recogidas en el Reglamento de Aguas, la empresa sí está aplicándolas porque el Ayuntamiento las tiene aprobadas. Apuntaron que en casos como el denunciado, se aplican descuentos y se facilita el pago fraccionado hasta un periodo de dos años.

No obstante, dejaron muy claro que la empresa está dispuesta a atender toda acción que se realice para mejorar el servicio y la atención a los ciudadanos.

Estas fuentes apuntaron que todas las quejas presentadas por los ciudadanos se admiten porque forma parte el procedimiento