Las Provincias

Hallan un segundo bisonte decapitado y vivos a los otros dos desaparecidos

Hallan decapitado un segundo bisonte y vivos a los otros dos

  • Mejora la salud de los cinco ejemplares que presentaban síntomas de envenenamiento en la reserva de Valdeserrillas

El Seprona de la Guardia Civil ha hallado muerto esta mañana a otro de los bisontes de la reserva de Valdeserrillas, en Benagéber, decapitado igual que el ejemplar más grande de la manada, cuyo cuerpo fue hallado el pasado viernes. Según fuentes de la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, los agentes del Seprona han hallado esta mañana al animal, que se encontraba en paradero desconocido desde el mismo viernes, junto con otros dos bisontes.

Otros dos bisontes que se encontraban en paradero desconocido desde el pasado viernes han sido hallados con vida, según ha informado a Efe el personal que investiga la muerte y decapitación de dos de los ejemplares.

Desde que el pasado viernes se hallase el cadáver de uno de estos animales, el más grande de la manada, se dio la voz de alerta sobre la desaparición de otros tres ejemplares, uno de los cuales ha sido localizado esta mañana, también decapitado.

En estos momentos, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil investigan lo sucedido en esta reserva.

El pasado martes, el Seprona halló una bola que podría contener veneno y que podría ser la causa de la enfermedad de la manada, que se sospechaba que podría haber sido envenenada, según afirmó el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues.

Los agentes a cargo de la investigación están inspeccionando desde el lunes las fincas colindantes, y hablando con agricultores y propietarios de los terrenos cercanos a la reserva.

La manada de la reserva de Valdeserrillas se componía de nueve ejemplares de bisonte europeo, que participaban en un proyecto de conservación, de los cuales dos han sido encontrados muertos y decapitados.

Mejora la salud de otros cinco

Según Rodolfo Navarro, responsable de comunicación de la reserva, la superficie es de 365 hectáreas y aunque hay 22 kilómetros de pistas cuyo recorrido puede realizarse en coche, también hay zonas más boscosas donde no puede acceder un vehículo y la búsqueda tiene que hacerse a pie. "De momento no han encontrado a los bisontes desaparecidos", ha señalado Navarro, quien también ha indicado que el resultado de la necropsia que le han hecho al primer bisonte que fue encontrado decapitado "tardará algunas semanas".

Los agentes del Seprona que se han hecho cargo de la investigación encontraron a principios de esta semana una bola que podría llevar veneno y que podría ser la causa de la enfermedad de la manada.

Ayer también iniciaron la revisión de todo el perímetro de la reserva, unos 400.000 metros cuadrados, para determinar si algún tramo del vallado está cortado.

En este sentido, Navarro ha explicado que se trata de una valla cinegética, de dos metros de altura, fácil de cortar y que sirve para que los animales no escapen, "aunque si un bisonte quisiera podría hacerlo".

La reserva de Valdeserrillas se encuentra en suelo público, propiedad de la Generalitat, aunque la gestión es privada gracias a una concesión para veinte años de explotación comercial con animales.

En 1972 el entonces ICONA construyó un refugio de obra en el terreno pero tras cerca de treinta años de abandono, Álamo presentó un proyecto al Ayuntamiento de Benagéber, que fue aprobado, lo que permitió mejorar las instalaciones.

Desde 2011 el público general puede acceder a la reserva, en la que los animales están en semilibertad y donde pueden verse, además de los bisontes, búfalos, caballos, burros y ciervos, entre otros. También cuenta con un aula de la naturaleza.

Navarro ha indicado que no tienen constancia de que ninguna otra especie haya sido afectada por el veneno y ha destacado que la valenciana es la única comunidad autónoma "donde todos los estamentos políticos" les han apoyado "desde el principio".

Además, ha señalado que estudian la posibilidad de instalar cámaras por el recinto para una mayor seguridad, aunque este proyecto requiere una inversión de entre 20.000 y 25.000 euros.