Las Provincias

El PPCV convocará movilizaciones contra el decreto de plurilingüismo y no descarta ir a los tribunales para impugnarlo

El PPCV hará movilizaciones por el decreto de plurilingüismo y no descarta ir a los tribunales
  • Isabel Bonig ha mostrado su «indignación» con el borrador de Educación porque, a su juicio, supone «un chantaje a las familias»

El Partido Popular en la Comunitat Valenciana (PPCV) realizará tres actos en las tres provincias para movilizar a alcaldes, militantes y simpatizantes de la formación política contra el nuevo decreto de plurilingüismo del Consell con el objetivo de que "el rodillo de la política informativa" del Gobierno valenciano "no acalle la verdadera intención de imponer la inmersión lingüística" en la Comunitat. Además, el partido no descarta acudir a los tribunales "si hace falta" para impugnar la futura norma.

Así lo ha avanzado la síndica del PP en las Corts Valencianes, Isabel Bonig, a los medios de comunicación después de que se haya conocido el borrador del futuro nuevo decreto de plurilingüismo de la Comunitat Valenciana, que prevé, entre otras novedades, eliminar las líneas lingüísticas en castellano y en valenciano y sustituirlo por un único programa --llamado Plurilingüe Dinámico-- en el que los centros educativos tendrán que elegir acogerse a uno de los seis niveles determinados, que van del Básico 1 al Avanzado 2 de acuerdo al peso del valenciano y el inglés.

Al respecto, la síndica del PPCV, Isabel Bonig, ha mostrado su "indignación" con el borrador de Educación porque, a su juicio, supone "un chantaje a las familias". "No queremos imposición de una lengua sobre otra porque nosotros creemos en la libertad y la Comunitat tienen dos lenguas oficiales que se tienen que dar en igualdad", ha defendido Bonig, para quien establecer la inmersión lingüística en zonas castellanoparlantes y que se certifiquen buenos niveles de inglés si se opta por el valenciano es "una imposición".

En este sentido, ha señalado que este borrador "resta oportunidades" porque "habrá dos líneas en las escuelas: una de calidad en inglés y valenciano y otra de menos calidad en castellano e inglés". "Eso no es justo", ha remarcado Bonig.

Por otro lado, ha criticado que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, hablara en el debate sobre el Estado de la Comunitat de un pacto por la educación y, sin embargo, para la redacción de este borrador "no haya contado con los grupos de la oposición". "Estamos hartos y cansados de que el Consell llegara al Gobierno y hablara de participación y no se cuente con el PP. Es rodillo ideológico de izquierdas", ha reprobado Bonig.

«Disfrazar y suavizar»

En similares términos se ha pronunciado la portavoz de Educación del PP, Beatriz Gascó, quien ha apuntado que el borrador "intenta disfrazar y suavizar" la verdadera intención del Consell que es "la inmersión lingüística". "El decreto no aporta nada nuevo, sino resta libertades y desde el punto de vista técnico solo va a imponer el valenciano si se quiere ser competitivo con el inglés en el día de mañana", ha criticado la 'popular'.

Asimismo, ha criticado que busca "jerarquizar a los centros educativos" porque, a su juicio, la norma va a incentivar al profesorado "en función del nivel de valenciano que se consiga". "Esto sorprende mucho porque personas que estaban totalmente en contra de los rankings", ha reprobado.

Además, Gascó ha considerado que las familias van a perder capacidad de elección y "peso" en la educación de sus hijos porque "a partir de ahora un mismo colegio no podrá tener una línea en valenciano y otra en castellano". Por ello, ha denunciado el "intervencionismo" del Consell y la "pérdida de autonomía de los centros" ya que ha reprobado que es Educación el que decide "en qué lengua se tiene que estudiar, en qué centros o qué nivel". "Nos lo dan todo hecho y la autonomía de los centros brilla totalmente por su ausencia", ha lamentado Gascó.

"La imposición del valenciano llega a extremos que no nos podíamos imaginar y el intervencionismo es peligroso porque lleva al adoctrinamiento y hay cuestiones en el decreto que van más allá de cuestiones lingüísticas y eso preocupa. Y teniendo en cuenta la trayectoria del señor Vicent Marzà eso nos preocupa", ha zanjado.