Las Provincias

La falta de renovación del Consejo Escolar deja en el aire las reválidas

Méndez de Vigo, durante su encuentro con representantes de Ceapa. :: lp
Méndez de Vigo, durante su encuentro con representantes de Ceapa. :: lp
  • El Gobierno, que no puede nombrar sustitutos por estar en funciones, necesita el dictamen del órgano para desbloquear las pruebas

La incertidumbre que envuelve al Gobierno está teniendo consecuencias en materia educativa, precisamente en un curso en el que la Lomce completa su aplicación. La situación de 'impasse' ha provocado que no se pueda renovar la cúpula del Consejo Escolar del Estado, pues el Ejecutivo no tiene potestad para nombrar altos cargos al estar en funciones. Y es fundamental que este órgano eleve un dictamen sobre la orden que concreta el diseño y las características de las evaluaciones de Secundaria, las llamadas reválidas que se ponen en práctica por primera vez. Sin este paso, la normativa no podrá aprobarse en el Consejo de Ministros.

No es un problema menor. La norma concretará qué entra en las pruebas, es decir, los contenidos que deberán trabajar los alumnos para afrontarlas con garantías. Como informó el lunes LAS PROVINCIAS, la falta de regulación con el ejercicio ya iniciado genera incertidumbre entre el profesorado y el alumnado, especialmente en 2º de Bachillerato. Aunque la reválida también la pasarán los de 4º de ESO -unos 40.000 matriculados en la Comunitat- en ningún caso tendrá efectos académicos, pero para los de 2º -cerca de 27.000 jóvenes- será necesario superarla para acceder a la universidad, pues será el filtro que sustituya a la Selectividad.

Se da la circunstancia de que los tres cargos principales del consejo están vacantes. Según un portavoz del ministerio, el presidente y la vicepresidenta se han jubilado, mientras que el secretario general falleció en agosto. «Es una situación inédita. Aunque el organismo ha seguido funcionando, no hay nadie que pueda convocar un pleno para aprobar el proyecto de orden. La Abogacía del Estado trabaja en un informe para encontrar una solución en los próximos días basándose en la legislación estatal y en la regulación del consejo», añadieron.

Una vez encontrado el atajo legal, será necesario convocar a los técnicos encargados de proponer los contenidos y características concretas de las reválidas, detalles que el Gobierno tendrá que recoger en la citada orden ministerial.

Según Europa Press, una vez superado el trámite se necesitará también el pronunciamiento del Consejo de Estado antes de su aprobación y publicación en el BOE. El plazo para que los colegios e institutos tengan toda la información de las reválidas es el 30 de noviembre.

En esta carambola ha influido además la decisión de Méndez de Vigo de pactar con los rectores el real decreto que regula las evaluaciones, aprobado a finales de julio. Los contactos se produjeron entre abril y el citado mes, y supusieron enterrar el ideado por José Ignacio Wert. Sin embargo, la orden de características y contenidos que completaba esta normativa fallida ya existía en fase de borrador, y de hecho, pasó por la comisión permanente del Consejo Escolar. Fue el último dictamen elaborado antes del parón. Ahora, al existir un nuevo real decreto, el consensuado, es necesario volver a elaborar la orden que concrete los contenidos de las pruebas.

El bloqueo fue uno de los temas tratados en la reunión de ayer entre el ministro y los representantes de Ceapa, la confederación de Ampas de la escuela pública a nivel estatal.

El presidente, José Luis Pazos, desveló que el ministerio prevé conformar una mesa presidida por el consejero de mayor edad o de más antigüedad, aunque argumentó que puede darse el caso de que muchos de los miembros del organismo no lo reconozcan como interlocutor válido en caso de que sea un representante de las patronales privadas-concertadas. «Estamos en un callejón sin salida porque hicieron algo que no tenían que haber hecho: aprobar el real decreto de reválidas el pasado 30 de julio», sentenció Pazos.