Las Provincias

José María Ángel: «Debemos ser más duros con las quemas agrícolas negligentes»

El director de Emergencias, José María Ángel, en la sede del 112 en l'Eliana.
El director de Emergencias, José María Ángel, en la sede del 112 en l'Eliana. / IRENE MARSILLA
  • José María Ángel, director de la Agencia de Seguridad y Emergencias, advierte de la grave concentración de fuegos en La Marina y admite la dificultad para 'cazar' a los incendiarios: «Ya se sabe, in dubio pro reo»

Hace dos años, José María Ángel Batalla telefoneó al 112 cuando viajaba en coche para alertar de un incendio. Hoy cumple más de un año al frente de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias. Su universo es l'Eliana. Su hogar, el pueblo que antes gobernaba como alcalde y la sede del Centro de Coordinación de Emergencias. Acaba de lidiar con sus pesadillas, los grandes incendios forestales del verano, y pelea por limar al máximo la seguridad en los bous al carrer, sus frentes más espinosos.

Se acaban de extinguir los fuegos de Carcaixent y Bolulla. Le ha tocado mala época con la sequía.

El cambio climático nos lleva a una situación distinta en el panorama de los incendios. Debemos de participar de una reflexión científica, medioambientalista, sostenible y en medidas terapéuticas para la defensa de nuestro gran patrimonio.

¿Quiere decir que se avecinan más grandes incendios?

El horizonte climático nos lleva a un panorama muy complejo de incendios. Grandes temperaturas, masas forestales y combustible. Necesitan un nuevo análisis de la emergencia y serán muy virulentos.

¿Calificaría de emergencia la actual sequía?

Estamos en una sequía pertinaz, con nuestros embalses y pantanos próximos a la línea roja. Eso condiciona la respuesta a la emergencia. Nuestros aviones de extinción los emplean para las cargas y si se acaba el agua habrá que analizarlo para que la respuesta siga siendo eficaz.

Ante semejante panorama, ¿no cree que la Comunitat precisa más medios de extinción?

No se trata de cuantificar, sino de racionalizar la respuesta. La clave es la isocrona y el reparto lógico de operativos. Se ha acabado el ponerlos en lugares de alcaldes amigos o amigachos. O en lugares donde uno ha nacido. Tienen que ser criterios científicos. En cualquier caso, para la próxima campaña de 2017 sumaremos tres brigadas más.

Dos fuegos en Benitatxell y Bolulla y reproducciones cuando ya parecían atajarse. ¿Hubo fallos?

Había 40 grados, vientos de más de 40 km/h y una humedad por debajo del 10%. El incendio estaba garantizado y el entorno era de riesgo. Todo es mejorable, pero nuestros profesionales tienen un altisimo prestigio. Actuaron para nota.

¿Aprecia interés urbanístico o de negocio en nuestros incendios?

Los pirómanos de patología mental sólo son un 10%. El interés urbanístico puede haber tenido influencia antes, pero hoy probablemente puede haber otra tipología. Hay que preguntarse, por ejemplo, si ha habido negocio tras el incendio de Andilla, si hubo recolección de madera quemada (sí la hubo) y si se llevó a otros países (se vendió en Italia).

Benitatxell, Bolulla, Callosa, Llíber... ¿Cómo explica la acumulación de incendios en La Marina?

Es sorprendente. Se aprecia una concentración de alertas por incendios en el norte de Oliva, sur de Alfàs del Pi, Altea, Dénia y Xàbia. Hay una mayor frecuencia. Detrás de la mayoría de los incendios está la mano del hombre, sobre todo por negligencia y malas prácticas. Soldaduras innecesarias, trabajos agrícolas, tractores que producen chispas...

Muchos fuegos y pocos responsables detenidos o en prisión.

Encontrar al causante y probar su autoría es muy complejo. Ya se sabe, in dubio pro reo.

Las alertas contra el fuego no calan en algunos agricultores. ¿Hace falta más contundencia?

Debemos ser más duros y contundentes. No es admisible que con un incendio activo en la misma comarca se estén quemando restos de manera furtiva. El 'jo ho he fet tota la vida i no pasa res' no sirve.

Hay quejas laborales entre equipos de prevención extinción. Héroes y grandes elogios, pero escasez en sueldo y suministros.

La Administración debe pagarles mejor y reconocer su estatus. Sus condiciones de trabajo y salariales son mejorables y tenemos un plan en marcha para que así sea.

Como aficionado al toro, ¿le apena la cruzada de Compromís contra los bous en los pueblos?

Si algún alcalde los quiere eliminar, está en su legítimo derecho. Si alguien adopta una decisión no consensuada por sus vecinos tendrá una factura de responsabilidad política. Y también hay muchos aficionados a los bous de Compromís. Creo que la fiesta no debe conocer color político. Hay que respetar a quienes no quieren los toros y viceversa.

El problema es que muchos creen que hay maltrato animal...

Creo que en la región hay un escrupuloso control para el buen trato al animal. En los embolados, la bola de fuego no causa estrés al toro.

Las peñas se ven impotentes para detectar a menores adolescentes en bous. ¿No es hora ya de exigir DNI igual que en las discotecas?

También es muy complejo. Se formarían grandes colas. En Pamplona se ha hablado del uso de pulseras, pero estas cosas complican la fiesta. Hay que pedir la colaboración de los padres en el control.

¿Teme otro monstruo como el derrumbe de Cortes de Palás o esta zona ya está a salvo?

Tenemos determinados riesgos. La propia sequía, unida a posibles lluvias torrenciales, provocan escenarios complejos y complicados como los movimientos de tierra. Puede haber derrumbes, caídas sobre infraestructuras básicas como carreteras. Pero no sólo en Cortes. Esto se puede dar en otros lugares de la Comunitat. Hay municipios que en sus planeamientos de emergencias detectan esta situación en sus laderas o tipología de minerales.