Las Provincias

Los padres adoptivos y la madre de Joan negocian seguir viendo al niño

La madre preadoptiva de Joan acaricia un peluche de su niño, el último regalo de cumpleaños. :: damián torres
La madre preadoptiva de Joan acaricia un peluche de su niño, el último regalo de cumpleaños. :: damián torres
  • Las partes estudian llegar a un acuerdo para que el pequeño continúe en contacto con las dos familias más allá del pronunciamiento del Tribunal Supremo

Al final del túnel de la pesadilla que empezó esta semana en las vidas de Joan comienza a verse una luz. La contradicción entre ser separado de su familia de preadopción, la que durante tres años había sido su vida, y regresar con la mujer que le había dado la vida, la joven que lo trajo a este mundo, hacía inevitablemente necesaria una solución que buscara lo que la ley marca como bien máximo a proteger: el interés superior del menor. Y tras unos días de intercambio de acusaciones, de reproches en televisión y de cartas cruzadas con acusaciones al sistema, los padres de preadopción del pequeño de cuatro años y su madre biológica empiezan a acercarse a un pacto: que unos y otros sigan manteniendo el contacto con el niño para que este no pierda ni el arraigo con sus padres de acogida en Sueca ni se quede sin la oportunidad de conocer a María José Abeng, su madre biológica. Así lo aseguró ayer el abogado del matrimonio valenciano, Enrique Vila, y lo corroboró la abogada de la progenitora, Nieves Ibáñez.

El letrado explicó que el objetivo es alcanzar un acuerdo entre las partes que no se rompa haya el dictamen que haya por parte del Tribunal Supremo, ante el que está recurrida por parte de Alberto Bordes y Noelia Estornell, la Fiscalía y la propia Consejería de Asuntos Sociales de Asturias la sentencia de la Audiencia que tumbaba el acogimiento preadoptivo y obligaba al regreso inmediato con su madre a Oviedo. «El objetivo es que el niño no pierda nunca el contacto con cualquiera de las dos partes, pase lo que pase con la resolución judicial», según subrayó Enrique Vila.

Visitas, vacaciones...

En caso de que el Supremo acabe fallando en favor de Alberto y Noelia y Joan tenga que regresar a Sueca, la pareja se comprometería a «llevar a cabo una especie de adopción abierta, para que la madre biológica puede visitar al niño, pasar tiempo con él, estar de vacaciones...», fueron algunos de los términos enunciados por Vila y pendientes de reflejarse en un acuerdo escrito. Si el dictamen es a favor de María José Abeng, la madre biológica permitiría que los padres de acogida puedan seguir visitándolo, aunque este extremo no fue corroborado por la abogada, quien se limitó a reconocer «negociaciones y conversaciones» para llegar a ese pacto.

El abogado puntualizó que se trataría de un «acuerdo privado», al margen de la Consejería de Asuntos Sociales, «pues lo cierto es que ninguna de las partes ha quedado muy satisfecha de la intervención de la Administración», puntualizó Vila.

La madre adoptiva de Joan ya consideró esta semana que todo se debía «a un fallo del sistema en el que todos somos víctimas» y la joven de 19 años madre del niño acusó a los Servicios Sociales de arrebatarle a su niño tras dar a luz.

Las conversaciones entre las partes suponen un esperanzador futuro para Joan. La relación ha evolucionado del nulo intercambio de palabras entre la pareja adoptiva y la madre en la entrega del niño este lunes en la Comandancia de Valencia a la búsqueda de este acuerdo. Los acercamientos entre las partes han sido notorios día a día. En su paso por Gestiona Radio, Enrique Vila animó a limar asperezas pensando en el bien común de Joan. En una intervención televisiva, la abogada Nieves Ibáñez se ofreció al matrimonio de Sueca como intermediaria para que conozcan cómo se encuentra Joan. «Tenéis mi teléfono para lo que queráis».