Las Provincias

Tres colegios valencianos, los primeros en votar a favor de la jornada continua

valencia. La celebración de las Fiestas Mayores en la localidad alicantina de Sant Joan ha obligado a adelantar las votaciones presenciales y vinculantes -que con carácter general se celebrarán el jueves en la Comunitat- para que las familias decidan la jornada escolar que se aplicará a partir del 1 de octubre: partida o continua. Los colegios públicos Cristo de la Paz, Lo Romero y Rajoletes ya aplicaban el horario continuo dentro del programa experimental de Educación. De hecho, Sant Joan se convirtió en el curso 2014-15 en el primer municipio de la Comunitat con todos sus centros de la red pública en pilotaje de jornada continua, y ayer madres y padres también estrenaron el referéndum para decidir si lo mantienen de manera definitiva, después de que la Conselleria haya regulado el procedimiento y aprobado sus proyectos pedagógicos, que incluyen la nueva organización horaria, las actividades extraescolares y su financiación. Los tres colegios dijeron que sí a la continua, según explicaron desde la Concejalía de Educación. Según la Concejalía, en Rajoletes, de un censo de 752, se emitieron 625 votos y 616 fueron a favor y nueve en contra; en Cristo de la Paz (700 de censo) se emitieron 532 votos, de los que 515 fueron a favor, diez en contra y siete nulos. En Lo Romero, de 616 del censo y 523 votos, 515 dijeron que sí y ocho que no. Las citadas fuentes mostraron su satisfacción por los resultados.

Estos centros formaban parte del programa piloto y estaban obligados a someterse a las mismas reglas de juego que el resto para seguir los tres próximos cursos con este horario. La Conselleria de Educación ha fijado que tienen que votar a favor al menos el 55% del censo total del centro. El Ayuntamiento había pedido autorización a Educación para adelantar las elecciones por las fiestas y estaban convocadas las familias de los tres públicos porque el concertado no ha solicitado el proyecto. A primera hora de la mañana de ayer, y con la apertura de los colegios, se habilitaron las urnas los padres de Sant Joan aprovecharon que llevaban a sus hijos a clase para depositar el voto (dos por familia).