Las Provincias

Padres critican la retirada de dos logopedas de un colegio para niños sordos

  • Los afectados del colegio Sagrada Familia acusan a la Diputación de dejar a los menores «desamparados»

valencia. La Asociación de Padres y Amigos de Niños Sordos ha lanzado una campaña de recogida de firmas a través de la plataforma change.org para pedir que en el colegio Sagrada Familia de Valencia, un centro educativo concertado de escolarización preferente de niños sordos, se restablezcan las dos logopedas especializadas en sordera que durante años han prestado servicio en el centro.

El colectivo acusó ayer a la Diputación de «dejar sin logopedas al colegio con más niños sordos de Valencia», en concreto 21, que ahora estarán «desamparados». Y es que el centro tiene un convenio con la Diputación y Educación para que profesionales se encarguen de rehabilitar el lenguaje oral a los niños con discapacidad auditiva con el objetivo de «conseguir una educación inclusiva con el resto de sus compañeros oyentes».

La petición, que ayer tarde ya sumaba 7.129 firmas, se dirige a la diputada del área de Bienestar Social, Mercedes Berenguer, y alerta de que sin las logopedas los menores no podrán integrarse en la sociedad y adquirir el lenguaje oral.

Por su parte, la diputada Mercedes Berenguer señaló ayer que «en ningún momento se quiere dejar a nadie sin estos servicios», pero que «la competencia de cubrir las vacantes es de Conselleria», organismo del que la Diputación aseguró ayer tener constancia de que lo hará en breve, aunque este diario no lo pudo confirmar.

Desde la Diputación explicaron que las dos administraciones acordaron que ahora sea la Conselleria de Educación quien asuma las competencias de cubrir las vacantes, que en este caso responden a una jubilación y al trasladado de la segunda logopeda al IVAF, el lnstituto Valenciano de Audiofonología, dependiente de la Diputación de Valencia.

La diputada Berenguer reconoció que «lo ideal es que los niños hubieran tenido logopedas desde el inicio de curso», pero aseguró que «no se quedarán desatendidos durante este curso».