Las Provincias

Una maestra con sus alumnos el primer día de clase. :: manuel molines
Una maestra con sus alumnos el primer día de clase. :: manuel molines

Educación alega que ha acelerado al máximo la sustitución de las 1.700 bajas

  • Un instituto de Catarroja suspende las clases por el calor tras detectarse temperaturas por encima de los 30 grados en las aulas

La Conselleria de Educación adjudicó ayer las 1.700 plazas docentes que quedaron vacías en la última semana como consecuencia de bajas, jubilaciones y permisos especiales solicitados por los titulares y registrados en el sistema en los días previos al inicio del curso. También había puestos que en las adjudicaciones anteriores no se ocuparon e incluso algunos de nueva creación tras ser autorizados por la Conselleria de Hacienda. El departamento que dirige Vicent Marzà destacó que se han agilizado al máximo las sustituciones, llegando a dejar transcurrir tan sólo dos días en algunos casos.

Aunque existe una limitación general derivada de normativas estatales, que no permiten cubrir una plaza hasta pasados diez días con el objetivo de reducir el gasto y contener el déficit, hay excepciones. La idea era que durante este periodo el puesto se atendiera con recursos del propio centro.

Sin embargo, el Gobierno autorizó para 2016 sustituciones inmediatas para casos específicos, como bajas por paternidad, adopción o embarazo, en centros de una sola línea, para atender a alumnos con necesidades especiales o en 2º de Bachillerato (para la preparación de la Selectividad). En la Comunitat se firmó un acuerdo con los sindicatos en el que se añadía el supuesto de que la falta de cobertura pudiera ocasionar graves disfunciones en el funcionamiento del centro.

Las mismas fuentes también destacaron que los procesos de adjudicación se han adelantado este curso dos semanas y que durante el pasado ejercicio ya se redujo el periodo de veinte días a diez. «No sólo hemos recuperado el 57% del profesorado suprimido por el anterior gobierno, sino que hemos hecho un esfuerzo para que el alumnado no tenga que esperar más tiempo del estrictamente necesario», dijo el conseller Marzà en un comunicado.

Por otro lado, la incidencia del calor tuvo más consecuencias, con un nuevo centro que suspendió las clases tras detectarse temperaturas por encima de los 30 grados en algunas de las aulas, tal y como informaron los padres. Se trata del IES Berenguer Dalmau de Catarroja. Según las mismas fuentes, la Policía Local certificó los registros, por lo que se optó por tomar la medida, que corresponde a la máxima autoridad de Protección Civil.

Hay que recordar que lo mismo sucedió el jueves en el Ceip La Balaguera de Albal, donde ayer se celebró una reunión con responsables de la dirección territorial de Educación con la idea de desbloquear la puesta en marcha del sistema eléctrico que permita aprovechar los aires acondicionados ya instalados. Según informó el ayuntamiento, se agilizarán los trámites administrativos y ya se ha contactado con la empresa que realizará la instalación.

Además, ayer llegaron las listas de beneficiarios de las becas de comedor a la mayoría de centros, cuando en cursos anteriores se conocían en los días previos al inicio para facilitar la organización del servicio. Educación dijo que se remitieron a todos el pasado jueves.