Las Provincias

La Politécnica carga contra el Consell y reclama mejoras en la financiación

  • El rector Francisco Mora critica «las limitaciones» para la contratación de profesores y califica de «insostenible» la situación en el centro

El rector de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV), Francisco Mora, solicitó ayer a la Generalitat el aumento de la financiación autonómica para las universidades públicas y pidió que se cumpla el principio de autonomía universitaria. Lo hizo durante su discurso en el acto de investidura del científico Roger Malina como doctor honoris causa, enmarcado en la apertura del curso.

El rector indicó que «tenemos que poder gestionar nuestro personal con libertad académica. Las limitaciones para la contratación de profesorado o de profesionales de la administración y los servicios impiden planificar y poder tener una relación de puestos de trabajo acorde con una universidad del siglo XXI». Además, Mora pidió también que se haga efectiva la reducción de las tasas de los estudios superiores y que se incrementen las becas y ayudas al estudio.

Durante la intervención, Mora trasladó a la Generalitat que «el tiempo de la educación superior pública necesariamente ha llegado en la Comunitat Valenciana», pero indicó también que la universidad tenía «otras expectativas respecto a este nuevo gobierno, más cercanía hacia los problemas y más colaboración para facilitar la soluciones necesarias».

A ese respecto, y aunque el máximo representante de la UPV celebró que los presupuestos de la Generalitat para 2016 «invirtieron el signo de los recortes en servicios públicos fundamentales», señaló que «la financiación ordinaria de las universidades siguió anclada en su posición original de recorte de 2015, sin recibir ningún pequeño margen adicional, solo con la actualización del 1% de los gastos de personal y los pagos comprometidos por su deuda». Mora también exigió que se cumpla con la carrera profesional del PAS y exigió compensaciones para el profesorado acreditado que no puede promocionar. Además, calificó la situación financiera de «insostenible».