Las Provincias

Más de 1.100 hectáreas quemadas entre los incendios de Bolulla y Benitatxell

fotogalería

Helicóptero trabajando en la zona de Bolulla. / Alex Dominguez

  • El fuego sigue activo pero perimetrado en la localidad de la Marina Baja

El incendio de Bolulla, que sigue activo aunque sin llama dentro del perímetro, ha quemado 447 hectáreas de superficie forestal, de las localidades de Bolulla, Callosa d'en Sarrià y Tàberna, mientras que el área afectada por el incendio de Benitatxell y Jávea, que ya está estabilizado, es de 689 hectáreas, según ha concretado este viernes la vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra, al término de la rueda de prensa del Consell.

Por su parte, el incendio de Callosa d'En Sarrià está controlado aunque todavía no se disponen de las hectáreas afectadas mientras que el de Pedreguer ha sido dado por extinguido sobre la 1:30 horas de esta madrugada y el de Moixent a las 4:16 horas.

Oltra ha recalcado que la causa de ninguno de los incendios ha sido natural y que se están investigando si han sido provocados o intencionados.

Por ello, ha dado la gracias a todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad porque con su trabajo "solvente y rápida" ha evitado que este semana "horrible" y "muy complicada" se haya convertido en "una catástrofe de dimensiones incalculables". De este modo, ha incidido en agradecer el esfuerzo de todo el personal que "está dejándose la piel" para que "nuestra tierra no se queme".

fotogalería

En concreto, ha citado al personal de los Consorcios de Bomberos, de la UME (Unidad Militar de Emergencias), a los técnicos forestales, al personal del plan de vigilancia, de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a la Emergencia, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, al grupo de auxilio rápido, a la Policía Local y personal de los Ayuntamientos, a las brigadas rurales de emergencias, a las brigadas de refuerzos de incendios forestales, al personal de medios aéreos, y Cruz Roja.

Oltra ha recalcado que la práctica totalidad de estos incendios ha sido intencionado o provocado. Por ello, ha insistido en que "la mejor medida es aplicar el sentido común". Así, ha recordado que las principales recomendaciones son no arrojar fósforos, colillas ni encender fuego para cocinar fuera de los lugares preparados para ello y no tirar basuras o cualquier otro tipo de desecho en especial si son vidrios.

Del mismo modo, no se puede lanzar cohetes o artefactos que contengan fuego y evitar la quemas de rastrojos agrícolas sobre todo cuando viento. Asimismo, señala a las personas cuya vivienda se encuentre ubicada o circundada por terrenos agrícolas o forestales que no pongan setos de especies que arden con facilidad , que no construyan barbacoas en los límites de la finca, o al menos, que nunca las utilicen los días de viento y deben limpiar de hojarasca en los techos de sus casas.