Las Provincias

Ajuste de horarios para evitar despedir a docentes de Religión

El conseller de Educación, Vicente Marzà, recalcó ayer que la propuesta trasladada a los sindicatos para adecuar las condiciones laborales y horarias de la plantilla de profesores de Religión supone «poner orden» en esta asignatura optativa, tras detectar 2.000 horas «duplicadas innecesarias» que suponían un gasto anual de cuatro millones de euros. Sin embargo, y para evitar que los profesores «se vayan a la calle» se ha reducido su jornada laboral, equiparándola con el resto de asignaturas optativas de los centros educativos.

Así, explicó que este propuesta se presentó en la mesa de negociación y que los sindicatos cuentan con «toda la información». Al respecto, recalcó que este cambio supone «algo tan sencillo» como tratar la Religión como «cualquier otra optativa, con las mismas condiciones como marca la ley». En ese sentido, recordó que la Religión es «una asignatura optativa de oferta obligada» y por ello se le asigna «las mismas horas que al resto de optativas con los mismos recursos». Por tanto, incidió, «lo único que hacemos es homologarla al resto de optativas».

Por el contrario, Marzà lamentó que con el anterior gobierno del PP se produjeron 2.000 horas duplicadas que resultaban innecesarias.