Las Provincias

Carcaixent padeció un incendio intencionado en junio. :: lp
Carcaixent padeció un incendio intencionado en junio. :: lp

El caso de las llamas intencionadas

  • La modalidad en la que se incluye a los pirómanos es el principal origen de fuegos intencionados en la Comunitat

  • Las altas temperaturas y la escasez de lluvia son las aliadas de estos incendios

Valencia. La escasez de lluvia y las elevadas temperaturas que está padeciendo la Comunitat Valenciana en los últimos días son las dos grandes aliadas de los incendios forestales que, en el peor de los casos, arrasan hectáreas de monte mediterráneo, tal y como está ocurriendo recientemente en los parajes de Xàbia. A pesar de las numerosas causas que pueden originar las llamas, ya sea por negligencia o causas naturales, en muchas ocasiones algunos de estos fuegos son provocados intencionadamente por el ser humano.

No obstante, hay que recordar que a nivel estatal se ha clarificado un desglose específico para diferencias las motivaciones que llevan a provocar un incendios intencionados. Son un total de cuatro modalidades: motivaciones orientadas a la obtención de beneficios directos por el causante; orientadas a producir daños a terceros; prácticas tradicionales inadecuadas; u otras motivaciones, entre las que se incluyen los siniestros ocasionados por pirómanos.

Aún así, es la última variedad la que más quebraderos de cabeza ha ocasionado a los parajes naturales valencianos en las últimas décadas. El informe 'Análisis de causas de incendios forestales 2000-2013', de la Conselleria de Medio Ambiente, revela que más de 250 incendios corresponden a esta modalidad, mientras que la superficie forestal afectada ha llegado a superar las 2.000 hectáreas. Por provincias se mantiene esta máxima, con la excepción de que en la provincia de Valencia las motivaciones orientadas a la obtención de beneficios directos por el causante han arrasado más hectáreas.