Las Provincias

Trece millones de turistas

Trece millones de turistas
  • La Comunitat bate récords en una campaña estival «histórica» en los alojamientos, aunque los hosteleros aspiran a que se aumente el gasto

El 'día D' este año esconde una fecha en absoluto secreta para Asun (44 años), Ángel (45 años) y Óscar (10 años): el 24 de agosto. Fue entonces cuando esta familia madrileña de Leganés llegó a Gandia, uno de sus destinos turísticos vacacionales preferidos para disfrutar del sol y la playa de la Comunitat, que en esta campaña estival -del mes de junio a septiembre- rozará los 13 millones de visitantes, según las previsiones de la Agencia Valencia de Turismo. A todas luces, «un récord turístico» que romperá otra vez todos los techos.

En concreto, serán 3,8 millones los turistas extranjeros que recibirá la región valenciana en este periodo -frente a los 3,3 millones que visitaron los rincones y encantos de la autonomía el año pasado- y casi 9 millones los turistas nacionales -frente a los 7,5 millones del 2015-. En total, esos casi 13 millones de personas han supuesto que el turismo en la Comunitat vaya a experimentar en un solo año un incremento del 18,5% en el número de viajeros y sea probablemente «el mejor desde que se tienen registros».

A falta aún de conocer los datos oficiales del mes de agosto y de que transcurra el mes de septiembre, buena parte de los responsables de que esta campaña de verano turística apunte a ser además de «buena», «histórica», han sido los turistas nacionales, en especial los madrileños. Y es que los visitantes de la Comunitat procedentes de esta región han representado tradicionalmente un tercio de los viajeros. Asun, Ángel y Óscar son algunos de ellos, y justifican la elección de la Comunitat como destino turístico «porque playas así no se encuentran en otro sitio y la oferta es muy buena».

Que la opinión de esta familia madrileña la comparten muchos otros viajeros lo confirman los datos arrojados por la Agencia Valenciana de Turismo, ya que la ocupación media en los hoteles del litoral en julio -el que puede considerarse el primer mes potente de la campaña estival- fue del 87,1%, lo que representa un incremento del 4% con respecto a 2015. Y las estimaciones de este órgano autonómico para el mes de agosto en los hoteles del litoral son también «positivas» al calcular que la ocupación media ha sido del 85,84%, tres puntos más que hace justo un año.

Para el presidente de la Agencia Valenciana de Turismo, Francesc Colomer, la tendencia apunta a que este año será «récord, al contar con datos muy buenos» en el mes de julio en distintas variables. La más llamativa, el «importante aumento en el número de turistas internacionales», que por primera vez superó el millón de personas hasta situarse en 1.032.582. La cifra representa respecto al año anterior un incremento del 13,4% y a su vez convierte la Comunitat en «líder en el crecimiento de turistas extranjeros».

Un destino seguro

Con esos datos en la mano, y las estimaciones de la Agencia Valenciana de Turismo a un mes de cerrar la campaña estival, Colomer señala que «la valoración del turismo en la Comunitat es positiva, pero hay que hacerla desde la responsabilidad y convicción de no ubicarnos en una zona de confort mental. Tenemos que apretar más que nunca y fidelizar al turista extranjero más allá de esta coyuntura internacional». Y es que uno de los motivos principales por los que la Comunitat ha sido un reclamo turístico para más de un millón de extranjeros -los más numerosos, procedentes del Reino Unido un año más, a pesar de que el número de visitantes franceses aumentó más de un 50%- ha sido, según Colomer, «la inestabilidad del Mediterráneo Oriental». «Se han desplomado destinos turísticos competidores y la seguridad es un atributo turístico a nivel internacional muy importante. La Comunitat se ha beneficiado de ello, pero además ha demostrado su pulso y potencia y que tiene capacidad en el sector turístico».

En lo mismo coincide Luis Martí, presidente de la Federación Hotelera de la Comunitat Valenciana, que asegura que «los buenos resultados» se deben, en parte, «al efecto de un turismo prestado». «La situación geopolítica es caótica y nos ha beneficiado. Una parte de los turistas que hemos tenido probablemente hubieran ido a otros destinos si el escenario fuera distinto. Tenemos que ser consciente de eso y el reto está ahora en mantener esa demanda extranjera», asegura. Sin embargo, para Martí la mejora de la deriva turista en la Comunitat es consecuencia también de más factores como «la recuperación del mercado nacional y la recuperación del consumo».

Con todo, la campaña de verano es para Luis Martí «muy buena», ya que según el registro de julio y los cálculos indirectos para contabilizar las pernoctaciones en agosto, la ocupación media en los meses potentes del verano se cerrará en torno al «85%, seis puntos más que el verano anterior». Pero además, la mejora de los datos de ocupación va acompañada, según datos de la Agencia Valenciana de Turismo, del incremento del 12% en la rentabilidad, provocada por «el aumento de los precios, pero también por el aumento del gasto», tal y como confirma el representante de la Federación Hotelera de la Comunitat.

Otra opinión diferente traslada José Palacios, el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios de Restaurantes Federados, que asegura que, a falta de cerrar los datos oficiales de agosto, «la percepción de lo que hemos vivido este verano los compañeros del litoral va en la línea de bajadas del consumo. En la hostelería más alta sí se ha aguantado el tirón y el turista con poder adquisitivo más elevado no ha hecho dejación del gasto en la hostelería. En cambio, los turistas con menor poder adquisitivo han disminuido mucho su consumo».

Para el sector hostelero valenciano, la tendencia en esta campaña de verano ha estado caracterizada por «picos de sierra de lunes a viernes», lo que significa que el gasto en el consumo ha sufrido «altibajos importantes». «El desembolso se ha dado sobre todo los fines de semana, gracias también a los desplazamientos de la gente de la propia Comunitat», revela Palacios.

En cambio, desde la Asociación Empresarial Hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana, su presidente, Antonio Mayor, tiene otra apreciación a un mes de concluir la campaña, que califica como «muy buena». «La economía turística ha funcionado, aunque es cierto que no cumple las expectativas de matrícula de honor, pero sí de notable alto».

Demanda extrahotelera

Los históricos resultados turísticos no se han dado exclusivamente en la ocupación hotelera, especialmente del litoral, sino también en todas las modalidades de alojamiento. Este año, y considerando únicamente los datos de julio -únicos oficiales por el momento-, la demanda extrahotelera ha registrado un importante incremento respecto al año anterior. Los datos hechos públicos esta misma semana por el Instituto Nacional de Estadística apuntaron en esa dirección al crecer las pernoctaciones un 10,6% en el mes de julio hasta llegar a las 2,8 millones en el total, lo que lo sitúa a este julio en el mejor mes de la serie histórica.

En términos de ocupación en el alojamiento extrahotelero, los campings consiguieron llenar el 70% de sus plazas en la Comunitat, mientras que los bungalows alcanzaron el 85% y los apartamentos turísticos el 81,5%; porcentajes que en su conjunto evidencian que esta demanda aumentó más de un 4% con respecto a julio de 2015.

En la Asociación de Apartamentos Turísticos de la Safor, una de las comarcas con mayor atractivo y reclamo, el presidente, Javier Murguía, asegura que «los veinte primeros días del mes de agosto los apartamentos han rozado la plena ocupación». «Según nuestros cálculos en esta campaña hemos registrado en torno al 90% de ocupación en nuestros apartamentos, un año muy bueno en el que también han destacado el número de turistas procedentes de Francia», afirma.

Por su parte, para Miguel Sotillos, el presidente de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Alicante (Aptur), «el verano no ha ido tan bien para nosotros como se dice. No hemos mejorado mucho la ocupación ni la facturación, que se ha quedado como el año pasado alrededor del 85% por la oferta no reglada». A ese respecto, Sotillos asegura que «estamos atendiendo diariamente a varias familias que contactan con algún asociado a Aptur para denunciar que apartamentos no reglados los han estafado».

Desde la Federación de Hoteles de la Comunitat, el presidente, Luis Martí, también constata esta realidad a la que tacha del «mayor problema» para todas las modalidades de alojamiento regladas. «La oferta ilegal de apartamentos turísticos sigue desbocada y calculamos que representa más de un 30% del alojamiento, una barbaridad», señala.

Aumentan los contratos

El buen año del turismo en el periodo vacacional ha tenido una correlación en la creación de puestos de trabajo en el sector turístico. En los dos meses de verano de los que se cuenta con datos -junio y julio- ha habido 347.712 personas afiliadas a la seguridad social en las ramas de hostelería y turismo en la Comunitat Valenciana, un aumento del 6% y 7,6 con respecto a cada uno de los mismos meses del año pasado.

De las tres provincias es en Alicante donde más contratos se han realizado vinculados con este sector, hasta alcanzar los 160.225, frente a los 141.599 en Valencia o los 45.888 de Castellón, según las estadísticas de la Agencia Valenciana de Turismo. Una de ellas ha sido Núria Nicolau, estudiante de 22 años de Bellas Artes que en la campaña de verano trabaja -en su caso desde los 16 años- en una heladería de L'Albir, uno de los municipios más turísticos de la costa alicantina. «En verano es una salida fácil para ganar algo de dinero, aunque aquí hay dos meses fuertes de trabajo y luego ya nada», afirma.

En ese sentido, «el problema de la estacionalidad del turismo», como asegura el presidente de la Agencia Valenciana de Turismo, es la principal causa del descenso de empleo que experimenta el sector una vez concluye la campaña estival, con la que, como el de Núria, acabarán también miles de contratos.

Por eso, Colomer revela que los desafíos del turismo en la Comunitat Valenciana, pese a haber sido un año histórico durante las vacaciones, son dos: «aumentar más la rentabilidad del sector turístico y sobre todo desestacionalizarlo». «El sol y playa es el gran 'leit motiv', pero hay que incorporar una oferta complementaria potente para desestacionalizar el turismo y conseguir que la región tenga récord turístico todos los meses del año». Para eso, el presidente del órgano autonómico traslada a LAS PROVINCIAS la necesidad de realizar un «doble trabajo en mejorar todavía más la formación del sector turístico y, por otra parte, en apostar por la innovación y la creatividad».

Mientras, y tras haber constatado una campaña de récord, hosteleros, representantes de hoteles y el conjunto de la oferta turística espera «aguantar el tipo» en lo que queda de mes y seguir trabajando para atraer el próximo año un mayor número de turistas. El objetivo, que la Comunitat sea uno de los principales destinos de descanso y ocio más allá de los meses de verano.