Las Provincias
La Universitat informa sobre cómo actuar en caso de atentado terrorista

La Universitat de València informa sobre cómo actuar en caso de atentado terrorista

  • Los carteles se colocan en todos los campus y se basan en una iniciativa que se puso en marcha en Francia tras los ataques de noviembre

La Universitat de València ha comenzado a distribuir carteles por sus instalaciones sobre cómo actuar en caso de sufrir un atentado terrorista. Se trata de una iniciativa pionera que más que generar alarma pretende dar una serie de consejos básicos a la comunidad educativa, cubriendo el vacío de información que existe, más allá del personal especializado en labores de seguridad. Y no se puede olvidar que España se encuentra desde junio del año pasado en alerta 4, el penúltimo escalón de la escala oficial, como consecuencia del terrorismo de origen yihadista.

La Universitat ha elaborado versiones en castellano y valenciano, se han repartido por todos los campus y la idea es que se coloquen en las zonas comunes y en los diferentes servicios y departamentos, además de darles la máxima difusión a través de otros medios.

El modelo de cartel, que nace del departamento de seguridad de la universidad, resume de manera gráfica una serie de pautas básicas distribuidas en tres bloques. «Estas instrucciones pueden salvar su vida antes de la llegada de la policía o la guardia civil», se puede leer en el encabezamiento. Lo primero que se recomienda es intentar escapar, ayudar a hacerlo a otras víctimas si se puede y alertar a las fuerzas de seguridad de la situación. En caso de no ser posible, se recomienda esconderse, asegurando puertas, apagando aparatos eléctricos y luces y protegiéndose detrás de un obstáculo sólido, como un pilar. También se enfatiza la importancia de poner del móvil en silencio, desactivando el timbre y la vibración.

En cuanto al apartado relacionado con la alerta a las fuerzas de seguridad, se hace hincapié en no correr hacia los agentes, no hacer movimientos bruscos y en mantener «las manos levantadas y abiertas» para evitar confusiones.

Se trata de consejos que recuerdan mucho a la situación vivida en París durante los atentados del 13 de noviembre de 2015, cuando los terroristas acabaron con la vida de 137 personas e hirieron a más de 400, muchas de ellas en la sala Bataclan, además de en diferentes restaurantes. De hecho, la iniciativa de la Universitat, el único organismo público que ha optado por esta medida informativa, surge de la campaña impulsada por el Gobierno galo a raíz de aquellos ataques. Fuentes universitarias explicaron que se ha solicitado autorización a la Embajada francesa y que básicamente se han traducido los mensajes, además de actualizar los teléfonos de emergencia. La idea es que la comunidad universitaria tenga conocimiento de estas pautas esenciales también para su día a día, es decir, fuera de la institución académica.

En el país vecino este tipo de carteles son mucho más habituales en zonas de gran afluencia, como teatros, aeropuertos o centros comerciales. Es más, el gobierno galo ha elaborado guías personalizadas para diferentes establecimientos, con consejos y recomendaciones dirigidas a los agentes de seguridad y a los responsables de los mismos.

Evitar alarmas

En España, en cambio, lo raro es encontrar cautelas de este tipo. «Quizá se teme incitar a la alarma», opina Jacinto Aparicio, presidente de la Asociación Valenciana de Directores de Seguridad Privada, que tilda la iniciativa de la Universitat de «positiva». «Es importante que nos abramos y asumamos esto con naturalidad. No es fomentar actitudes de miedo, sino favorecer que la ciudadanía tenga información y esté preparada si es necesario, que no se quede bloqueada sin saber qué hacer», añade.

«En las declaraciones de los testimonios españoles tras el atentado de Estambul, todos coincidían en lo mismo: lo primero que hicieron fue esconderse, ayudar a otros o protegerse, como se explica en los carteles», continúa.

Además, explica que entre el personal de seguridad de algunos establecimientos también se ha facilitado esta misma información, que es mucho más habitual en otros países como Estados Unidos o Inglaterra.

El objetivo de las instrucciones universitarias figura en la propia cartelería: «Mantener informada a la comunidad universitaria y concienciar de que el terrorismo es una realidad con la que debemos aprender a vivir, evitando que cambie nuestra forma de vida y limite nuestra libertad». Por último, incluye otras cautelas como no difundir información sobre las actuaciones policiales organizadas en estos casos y mucho menos rumores y datos sin verificar obtenidos a través de internet.