Las Provincias

Criterios de admisión para elegir colegio: tabla de puntos en Valencia, Alicante y Castellón

  • Los criterios de admisión propuestos por el Consell en su proyecto bareman mejor a las unidades familiares de un solo miembro y dan más puntuación a las rentas bajas

La Conselleria de Educación hizo pública la propuesta de criterios de admisión con los que se puntuará a los niños a la hora de ser escolarizados. El baremo de puntos es aún provisional y establece por primera vez la puntuación a familias monoparentales, que, tal y como consta en el decreto de admisión, recibirán cinco puntos.

Consulta el PDF con el proyecto de los puntos y criterios de admisión.

El conseller Marzà ha señalado que garantizarán "la libertad de las familias de elegir el centro" y que se ha "acabado" que sean los centros "los que eligen sus alumnos". "Lo hacemos simplificando el proceso", ha apuntado Marzà, quien ha mantenido que cuando un niño se matricule en la escuela de Infantil y Primaria "no hará falta que la familia vuelva a cumplimentar el papeleo y continuará su escolaridad en el centro de Secundaria que se le haya asignado".

Una de las novedades que contribuyen a la libertad de escoger el centro es que todas las opciones elegidas pueden puntuar, no solo puntuará la primera.

Los criterios de admisión de alumnado propuestos son, entre otros, la existencia de hermanos matriculados en el centro, que el padre, madre o tutores legales sean trabajadores del colegio, la proximidad del domicilio o puesto de trabajo de los padres o tutores, alumnado con domicilio en el área de influencia del centro, o la condición legal de familia numerosa.

Además, la conselleria ha anunciado que las familias no deberán cambiar de centro porque no hayan plazas suficientes, ya que las plazas se ubicarán en lugares adecuados y con un número suficiente de plazas para atender la demanda.

Elección de centro educativo

Educación ha señalado que la libertad de las familias irá más allá de escoger el centro educativo "como si fuera un producto", porque también es que sus hijos puedan formarse como ciudadanos en centros de barrio y puedan construir de forma colectiva el diseño y proyecto urbano que desean.

Educación ha afirmado que las familias con menos posibilidades y el alumnado con necesidades especiales dejarán de estar perjudicados porque el modelo escolar se transforma en inclusivo, y ha subrayado que la diversidad de tipologías familiares es una realidad a tener en cuenta.

Por ello, además de beneficiar a las familias numerosas, también se tendrán en cuenta las familias monoparentales de manera equiparada.